La gobernación de María Eugenia Vidal presentó en la Legislatura de Buenos Aires un proyecto de Ley para cobrar Ingresos Brutos sobre las exportaciones de hidrocarburos y derivados. La iniciativa se tratará hoy. Desde el sector privado advierten que el proyecto pondría en riesgo las inversiones millonarias en infraestructuras energética.
Este polémico proyecto de Ley podría complicar acuerdos e inversiones ya pautadas, ahora sorprendidas por un nuevo gravamen. La iniciativa contempla, en concreto, la aplicación del Impuesto de Ingresos Brutos -con un 2% sobre el monto bruto facturado- sobre las exportaciones de productos de origen hidrocarburífero que se concreten desde los puertos de Buenos Aires. Era un ítem que estaba exento desde 2011 por una modificación del Código Fiscal.
En la práctica, la administración bonaerense presentó una iniciativa para modificar la redacción del artículo 186 del Código Fiscal que establece qué actividades están exentas del pago de Ingresos Brutos. En esa lista figuraban las exportaciones a terceros países de mercaderías de todo tipo. Ahora, la provincia pretende incluir una salvedad y quitar el beneficio de la exención a la exportación de productos de origen mineral e hidrocarburífero que, así, pasarán a estar alcanzadas por el régimen general de Ingresos Brutos. Así está especificado en el artículo 106 de la Ley Impositiva para 2019 que figura en la página Web de la administración bonaerense. El proyecto se votará hoy en la Legislatura de La Plata.

Las petroleras en alerta

Entre las empresas petroleras existe preocupación por conocer el alcance real del proyecto. Se estima que podría gravar la exportación de petróleo, gas, combustibles y derivados petroquímicos, dado que en provincia de Buenos Aires existen varias refinerías que exportan productos al exterior como la de Raízen (ex Shell) en Dock Sud, la de Axion Energy en Campana y la de YPF en Ensenada. También opera en el distrito el Polo Petroquímico de Bahía Blanca, que exporta buena parte de su producción de plásticos, fertilizantes y poliolefinas a la región.
En la misma ciudad YPF prevé instalar una barcaza de licuefacción de gas natural licuado (LNG). El proyecto se anunció formalmente esta esta semana en conjunto con la empresa belga Exmar y demandará una inversión de US$ 200 millones.
La necesidad de robustecer su recaudación fiscal llevó a la gobernación de María Eugenia Vidal a gravar nuevas actividades productivas en 2019. Además del sector primario (minería y hidrocarburos), la provincia aspira a aprobar también la aplicación de Ingresos Brutos sobre el negocio del juego bajo plataformas online.
Entre empresas energéticas no dejan de señalar que parece contradictorio que la gobernadora autorice una iniciativa impositiva para gravar las exportaciones de hidrocarburos y derivados, justo cuando el gobierno nacional de Mauricio Macri apunta a acelerar la llegada de inversiones a la formación de Vaca Muerta para reactivar la economía durante el año próximo.

Gobierno de Chubut