La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) emitió ayer un informe en el que volvió a ratificar la situación adversa que están viviendo las Pymes desde hace ya varios meses. Puntualmente, las ventas minoristas de este tipo de industrias, al ser comparadas con el mismo período del año pasado, cayeron un 15,6% en el mes de noviembre, siendo el descenso más marcado del 2018, pero también la caída más abrupta de los últimos 16 años. De hecho, según el mismo documento el 83,3% de los negocios registraron bajas anuales, mientras que los comercios acumulan 11 meses consecutivos de ventas en baja, con un promedio anual de 5,8%.
Al respecto de esta realidad, que golpea fuertemente a los pequeños comerciantes, que según cifras oficiales representan un gran porcentaje del total de la economía argentina, desde la CAME comenzaron a buscar alternativas para poder superponerse a la situación adversa. Específicamente, desde la entidad se le solicitó al Gobierno Nacional que se relance el programa Ahora 12 sin interés, además de pedir tasas diferenciales para las Pymes y que en 2019 el Congreso de la Nación sancione una reforma laboral que permita bajar la presión de las contribuciones patronales. Al referirse a estas exigencias, el comunicado remarcó que “el canal de venta con mejores resultados en el mes fue el online”.
El mercado estuvo con muy bajo movimiento en noviembre y las cantidades vendidas cayeron 15,6% frente a igual mes del año pasado. Ni siquiera con promociones y cuotas se logró despertar el ánimo de consumo de la gente, que se mantuvo extremadamente cauta. Incide el elevado stock de deudas que acumulan las familias con las tarjetas de crédito y las subas de intereses, que están provocando un fuerte desplazamiento de masa de dinero que debería ir a consumo hacia el sistema financiero.
Asimismo, según la CAME, durante el mes de noviembre el 83,3% de los comercios consultados tuvieron bajas anuales en sus ventas (76,4% en octubre). Sólo 8,9% crecieron (17,4% en octubre), mientras que el 7,8% restante afirmó que se mantuvo sin cambios. Los descensos más profundos se registraron en la venta minorista de muebles con un declive anual de 23,5% (siempre medidas en cantidades), seguida por electrodomésticos y artículos electrónicos (-21,8%).
Respecto al momento del año en el que nos encontramos, ya entrados en el último mes, desde la entidad que regula la actividad de la mediana empresa en nuestro país, sostuvieron que la cercanía de fin de año en un mercado que no se reactiva genera preocupación e incertidumbre en el sector. De hecho, algunos empresarios están siendo muy prudentes al estimar el stock para diciembre, aún al riesgo de que si la plaza se activa se queden sin mercadería para vender. Si bien reconocen que en caso de una reactivación tendrían algunos inconvenientes con las cantidades de productos con las que cuentan, diversos sectores aseguran que tienen una buena cantidad de stock acumulado. Puntualmente, los sectores en los que está situación es más común son los de calzado y textil, donde la rotación es fundamental.
Como se precisó anteriormente, uno de los canales de venta con mejores resultados en el mes fue el que se ejecutó a través de la web. Específicamente, las ventas en esa modalidad descendieron 4,5% frente al mismo mes del año pasado, aunque todavía son pocos los negocios que utilizan esa vía y baja la incidencia en el consumo total.
Por último, desde la CAME hicieron sus propias previsiones para los últimos días del 2018, enfatizando que “para diciembre los empresarios esperan un aumento en las ventas, ayudadas por el buen clima festivo y los acuerdos entre comercios y tarjetas para dar facilidades de pago”. También ayudaría el bono de fin de año, aunque en la entidad advirtieron que “dependerá también de la disponibilidad de efectivo y lograr las mejores tasas de financiamiento”.

Gobierno de Chubut