La Corte Suprema de Justicia de nuestro país rechazó hoy la aplicación del llamado 2×1 para el cómputo de la pena de Rufino Batalla, un represor condenado por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar.

Esta posición mayoritaria obtuvo los votos de Ricardo Lorenzetti, Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco, que se decidió a último momento. Por su parte, el presidente del máximo tribunal de Argentina, Carlos Rosenkrantz, es el único que votó en contra de la aplicación de este beneficio.

Con esta decisión, el tribunal cambió el criterio que había adoptado el año pasado en el caso Muiña. En aquel entonces, Lorenzetti y Maqueda se habían expresado en el mismo sentido que ahora. Rossati y Highton de Nolasco habían acompañado a Rosenkrantz a favor del 2×1. El cambio de postura se explica en una ley que votó el Congreso luego de la polémica que generó ese fallo. Los especialistas dicen que se subsanó un vacío legal que existía con respecto a la situación de los represores.