El mes de noviembre marcó la mayor baja del año para las ventas minoristas: cayeron un 15,6% frente a igual mes del año pasado, en cantidades, según el relevamiento mensual realizado por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
“Ni siquiera con promociones y cuotas se logró despertar el ánimo de consumo de la gente, que se mantuvo extremadamente cauta. Incide el elevado stock de deudas que acumulan las familias con las tarjetas de créditos y las subas de intereses, que están provocando un fuerte desplazamiento de masa de dinero que debería ir a consumo hacia el sistema financiero”, explicaron desde la entidad en un comunicado. El 83,3% de los negocios relevados registraron bajas anuales (en octubre, el porcentaje había sido de 76,4%). Los comercios acumulan así 11 meses consecutivos de ventas en baja con un promedio anual de 5,8% de caída.
Desde la CAME piden que se relance el programa Ahora 12 sin interés, tasas diferenciales para las pymes y que el año próximo el Congreso sancione una reforma laboral que permita bajar la presión de las contribuciones patronales.
Durante el mes, los mayores descensos se registraron en la venta minorista de muebles, con una caída anual de 23,5% (siempre en cantidades), seguido por el rubro de electrodomésticos y Artículos Electrónicos (-21,8%).
La cercanía de fin de año en un mercado que no se reactiva genera preocupación e incertidumbre en el sector.