Las petroleras, con YPF a la cabeza, se disponen a anunciar una rebaja de las naftas, que en algunos casos alcanzaría al 4%, tras una caída del barril de crudo internacional que ya lleva varias semanas, según trascendió.
El secretario de Energía, Javier Iguacel, viene conversando el tema con las petroleras, por lo que los estacioneros anticipaban que, en algún momento de esta semana, los surtidores reflejarán una caída que representará un mínimo respiro para usuarios que soportaron fortísimos incrementos del 70% a lo largo del año.
El argumento que dio el Gobierno no sólo es la caída del barril Brent, el que se toma como referencia en la Argentina, sino también la estabilidad cambiaria, más allá del reacomodamiento del dólar en los últimos días.
Por su parte, las petroleras recordaron que este mes será mayor el peso de dos gravámenes a los combustibles, el que se aplica sobre las emisiones de dióxido de carbono y el clásico ITC, ajustable por inflación.
Desde diciembre, ambos impuestos sumarían un peso de casi 25% sobre el valor en surtidor.

Estimaciones de precio

Se estima que, en algunos combustibles, como la nafta Súper, la baja durante diciembre sería de apenas 2%. En cambio, las naftas Premium bajarían un 4% promedio, según los cálculos que terminaban de definir las petroleras observando los costos en sus refinerías.
De acuerdo con datos oficiales, los despachos de naftas y gasoil cayeron 2,8% en octubre último frente al mismo mes de 2017.
Pero la utilización de nafta Premium descendió en forma muy abrupta, un 28,8%, por los sucesivos aumentos de precios en los surtidores, y esta sería una razón para que la rebaja de precios sea mayor en este combustible.
En un año se pasó de vender 253 mil metros cúbicos a apenas 180 mil.
En el caso de Diésel de mayor calidad, el Grado 3, el descenso en las ventas fue de 6,6% en los últimos 12 meses.
Noviembre arrancó con subas del 5% en Shell y Axion, pero a la semana debieron achicar el incremento a la mitad porque YPF, que detenta el 56% promedio del mercado, sólo ajustó 2,5% sus productos.

Debates

Entre mayo y julio, cuando la devaluación asomaba, Aranguren, quien era por entonces el titular de energía, había pactado con las petroleras un congelamiento de precios, o una suba moderada, que no se llegó a cumplir. Al respecto, las petroleras también creen que el Gobierno argentino les debe dinero por lo que sucedió esos meses.
“Están comparando la refinación argentina con la estadounidense. Ellos no pagan la gran cantidad de impuestos que nos tocan a nosotros, tienen acceso a otros costos de financiación, a economías de escala, a un mercado libre. Es una comparación injusta”, replica el sector empresario.
Según las estimaciones, el 40% de cada litro de nafta local se va en impuestos, según la estimación de las petroleras. En el caso del gasoil, la carga tributaria orilla el 45%.

Gobierno de Chubut