PUERTO MADRYN – El hecho tuvo lugar en una conocida cervecería ubicada a pocos metros de la zona costera, sobre la calle Lugones, cuando el encargado del local fue hacia el fondo del mismo durante unos momentos y, al regresar, constató que su teléfono celular, que había dejado sobre la barra, ya no estaba. No había clientes en el comercio para ese momento, por lo que el damnificado dedujo que alguien habría ingresado mientras él trabajaba en el depósito del lugar y, al ver el dispositivo allí, lo sustrajo y se retiró. Aprovechando la tecnología, contactó rápidamente a un conocido que, con ayuda de su celular, rastreó a través del GPS el recorrido del teléfono robado. “Primero, lo detectamos en la zona de San Martín y Roque Sáenz Peña, luego en la Terminal de Ómnibus y, finalmente, ingresamos a un supermercado ubicado a pocos metros de este último, donde nos dimos cuenta que la persona que lo tenía le había desactivado el paquete de datos”, relató el damnificado, un vecino de 22 años y socio gerente del comercio, agregando que “después de recorrer el supermercado, vimos que en la entrada había un muchacho queriendo quitarle la batería al teléfono; pero, como tiene la misma integrada, no pudo hacerlo y, al acercarnos e increparlo, inmediatamente dijo que lo había encontrado tirado y lo devolvió”. No se radicó una denuncia policial y el celular volvió finalmente a su dueño.

Municipalidad de Puerto Madryn