El juez de garantías de Trelew Fabio Monti abrió la investigación y dispuso el arresto domiciliario de los comisarios (RE) Juan Carlos Rossi y Leonardo Quilaleo, presidente y tesorero respectivamente del Círculo Mutual y Policial del Chubut por el delito de fraude a la administración pública en concurso real en la modalidad de delito continuado, por la venta ilegal de terrenos de la obra social SEROS mediante documentación adulterada. Asimismo, dispuso que la investigación también se abra en contra de la tesorera de la entidad Mónica Weiberger y en contra del escribano Pablo Fossatti por avalar la falsificación de una firma a fin de poder llevar adelante el ilícito que se investiga.
Tras esta resolución, tanto los representantes del Ministerio Público Fiscal como los defensores particulares de los imputados estuvieron en desacuerdo con lo decidido por Monti y ahora en un plazo de 48 horas otros dos jueces deberán revisar ese fallo.
A Rossi le imputan además la tenencia de un arma de guerra perteneciente a la Policía provincial y que, según creen los fiscales, debió haber devuelto a la fuerza cuando fue pasado a retiro. Este, Weiberger y Quilaleo están involucrados en 11 estafas a socias de ese Círculo que pagaron por la venta de terrenos que las autoridades investigadas se habían hecho para sí, mediante la falsificación de la firma del ex titular de la obra social SEROS, Carlos Mantegna, tal como lo determinaron un perito a cargo de la investigación, ratificada además por otro puesto a instancias de los acusados.
En la falsificación de la firma en las escrituras, el rol de Fossati fue considerado clave por la fiscal general Silvia Pereira, a cargo de la investigación. En la audiencia de control de detenidos y apertura de la investigación que demandó casi siete horas en el sexto piso del edificio de Tribunales de Trelew, Fossati negó los cargos y afirmo taxativamente que la firma le pertenecía a Mantegna y que fue realizada en su presencia.
Muy ofuscado y también quebrado por la emoción, Mantegna pidió hablar ante el juez Monti y las partes. “Por el honor de mi familia voy a contar esta historia”, dijo Mantegna. “Yo no firmé eso y a este señor que está sentado detrás de mí –en alusión a Fossati sentado en el banquillo de los acusados- no lo conozco. Es un sin vergüenza y ha dicho una mentira terrible y quiero que no jorobe más a nadie. Lo hago además por la memoria de mi hijo que se me murió, era escribano también. Estoy muy mal porque me he sentido afectado, yo y mi familia”, dijo que Mantegna que además aceptó responder preguntas de los defensores.

Gobierno de Chubut