En lo que va de 2018 la inflación ha sido constante y la mayoría de los productos tuvieron incrementos que superaron el 30%, aunque cada rubro tuvo variaciones diferentes a las demás. En este contexto, la suba de precio en bienes y servicios relacionados con la salud se intensificaron en los últimos meses. De hecho, el gasto en salud ocupa cada vez un porcentaje del total de los ingresos de los argentinos, pese a que este conjunto de productos está dentro de los bienes inelásticos.
Ante esta realidad adversa resulta importante saber también cuál es el estado actual de la salud pública, que actualmente puede considerarse como un limitante adicional, teniendo en cuenta que los proyectos de construcción de nuevos hospitales se encuentran virtualmente paralizados, al mismo tiempo que se redujeron las prestaciones de servicios públicos relativos a la salud. Además, a todo esto hay que agregar que el ex Ministerio de Salud de la Nación fue bajado de categoría por el Gobierno Nacional y actualmente es una Secretaría, lo que representa una percepción económica menor.
Otro dato a destacar también es que las principales alzas se registraron en los fármacos que son consumidos por más habitualidad en Argentina. Al respecto hay que considerar que en nuestro ordenamiento jurídico está previsto que los medicamentos son considerados como un bien social, por lo que están sujetos a regulaciones específicas en relación a su abastecimiento.

Afectación a los jubilados

En la coyuntura reciente, el constante aumento de los precios, en adición a la baja de cobertura de medicamentos gratuitos, afectó fuertemente los niveles de ingreso disponible de esta población de riesgo. De esta manera, debido a los cambios pronunciados en un intervalo corto de tiempo, la jubilación argentina vio altamente afectado su grado de cobertura, en la comparativa regional.
Por otra parte, a pesar de que muchos ciudadanos deben optar por el servicio de salud pública, sufren cotidianamente la falta de insumos, demoras excesivas y carencia de equipamiento adecuado. En el caso de coberturas para sectores más vulnerables, como la del Programa de Atención Médica Integral (PAMI), se registran faltantes de fármacos básicos, además de bajas en el porcentaje de cobertura para la compra de medicamentos o la eliminación de una importante cantidad de fármacos de entrega gratuita.
También se registra una merma en la cantidad y calidad de las prestaciones, un conjunto de cuestiones que encarece los costos de salud de los afiliados y, una gran cantidad de casos, los obliga a tener que incurrir en gastos suplementarios a partir de resignar parte de sus haberes, acudiendo a la colaboración de familiares o, incluso, endeudándose.
No obstante ello, cabe aclarar que recientemente el Gobierno Nacional negoció una reducción sobre el precio de los medicamentos con los laboratorios, medida que sólo se ejecutará para los afiliados al PAMI.

Aumentos en las prepagas

Siguiendo en la misma línea del contexto de dispersión de precios permanente, aún existen empresas de salud privada que sostienen que los aumentos suscitados no alcanzan porque la estructura de costos se disparó por la devaluación. Por tanto, el entonces Ministerio de Salud habilitó a las prepagas a aplicar un nuevo incremento del 8,5% desde el mes de diciembre.
En tanto, los incrementos de tarifas de servicios públicos, junto con el efecto de la devaluación y el incremento de los costos son las principales causas de este aumento. En ese sentido, según la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) la devaluación tiene un doble impacto ya que, además del encarecimiento de bienes y servicios, también incide en el precio de los medicamentos que se traen desde el exterior o utilizan componentes importados.

Incrementos constantes

En estos últimos 12 meses los productos de los medicamentos ya sufrieron una suba del 43,5%, lo que significa que en comparación con otros aumentos que consumen los argentinos, los elementos sanitarios han sido en este año uno de los rubros en donde la suba de precios se aceleró con mayor notoriedad.
Para estudiar la evolución de los precios de los medicamentos y poder medir el impacto concreto que han tenido las subas de los últimos meses sobre la población consumidora de fármacos, la UNDAV llevó a cabo un relevamiento de precios sobre una canasta de 123 productos de diversas características, marcas, función y origen. De acuerdo al relevamiento realizado, desde noviembre de 2015 hasta igual período de este año, los fármacos relevados incrementaron sus precios en promedio un 187,9%. Esta variación nominal se posiciona muy por encima del incremento en el nivel general de precios.

Poder de compra

Una consecuencia directa de la notoria suba que han mantenido los precios de los fármacos durante los últimos años es la brusca disminución del poder de compra de los ingresos de la población en estos bienes. Puntualmente, del relevamiento de precios realizados sobre 123 medicamentos, la inflación de fármacos alcanzó el 130%. Este número contrasta notablemente con los aumentos nominales que experimentaron en los últimos tres años el Salario Mínimo Vital y Móvil, la Asignación Universal por Hijo y la jubilación media, cuyos montos crecieron un 91,4%, 101,2% y 135,0%, respectivamente. En definitiva, el poder de compra de estas tres medidas de ingresos, evaluado en cantidad de unidades de medicamentos, tuvo una merma de entre el 18% y el 34%, para el período analizado.

Salud pública en Puerto Madryn

Si bien a mediados de noviembre se inauguró en el Hospital Andrés Ísola una Cámara Hiperbárica, el nosocomio ubicado en la localidad de Puerto Madryn tuvo que pasar por una compleja situación a principios del corriente año.
Como consecuencia de los conflictos gremiales y constantes reclamos, los trabajadores estatales desarrollaron diversas medidas de fuerza que hicieron que se resienta la atención en los centros de salud de toda la ciudad, decisión que se vio replicada también en distintas localidades de Chubut. Puntualmente, ante la falta de entrega de recursos por parte del Gobierno Provincial el Hospital de Puerto Madryn en un momento dejó de contar con los insumos básicos, por lo que sólo se atendían cuestiones de urgencia.

Gobierno de Chubut