ªLuego de muchas idas y vueltas, se postergó el tratamiento del proyecto de ley “antibarras” para combatir la violencia en el fútbol, y según lo acordado, se debatirá el martes 18 de diciembre en otra sesión extraordinaria. Ante ello, difícilmente pueda ser tratado en el Senado en lo que resta del año, por lo que no sería ley en 2018. Pese a los denodados esfuerzos de un sector del oficialismo para arrimar posiciones en torno a una postura unificada, las dudas respecto de la redacción persistían, no sólo en la oposición sino también al interior de Cambiemos. La presidenta de la Comisión de Legislación Penal, la radical Gabriela Burgos junto al vicepresidente del cuerpo Luis Petri (UCR) mantuvo negociaciones a lo largo de toda la jornada con su par de Deportes Daniel Scioli, la massista Carla Pitiot, el cordobés Juan Brugge y la peronista Carolina Moises y todos coincidieron en tomarse unos días para revisar el texto que se discutirá en el recinto de sesiones. Incluso cuando Monzó anunció el consenso político de postergar el debate, la legisladora del Frente Renovador Pitiot dijo: “Felicito el trabajo realizado Burgos”, y agregó: “El 18 vamos a estar todos presentes porque queremos la Argentina tenga una ley que sancione estos delitos” que suceden en las canchas de fútbol.
“Hemos legado a un acuerdo de postergar el proyecto denominado ‘Régimen Penal y Contravencional para la prevención y represión de delitos en espectáculos futbolísticos’ para el martes 18”, anunció el presidente de la Cámara baja pasadas las 18. El dictamen de mayoría consensuado entre Cambiemos y la oposición disminuye las penas previsto en el proyecto enviado por el gobierno para adaptarlo al anteproyecto de Código Penal que diseño una comisión de expertos junto al ministro de Justicia Germán Garavano. El escaso tiempo desde que ingresó la semana pasada al Congreso el proyecto elaborado por el Ministerio de Seguridad hasta la sesión de ayer conspiró contra las posibilidades de votar el proyecto en el recinto sin dilaciones. La iniciativa había sido incluida por el gobierno en el temario de sesiones extraordinarias luego del escándalo por los episodios de violencia en las inmediaciones del estadio Monumental en la malograda “Superfinal” de la Copa Libertadores entre River y Boca, con el objetivo de mitigar las críticas por el fallido operativo de seguridad. Una iniciativa similar había sido
presentada por el Poder Ejecutivo en el 2016, pero perdió estado parlamentario al no tratarse el tema. Este jueves, en un plenario de las comisiones de Legislación Penal y Deportes, el oficialismo había logrado firmar el dictamen para poder debatirlo en el recinto, pese a que la mayoría de los bloques lamentó no haber tenido más tiempo para debatirlo en comisiones. Cuando todo hacía suponer que el proyecto iba a someterse a votación, tras incorporar aportes de otras propuestas, finalmente primó la postura de posponer el debate expuesta por el Frente para la Victoria-PJ, que había sido el único bloque en presentar un despacho de minoría