La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, dijo que no adherirá al nuevo protocolo de uso de armas de fuego implementado por el Ministerio de Seguridad de la Nación porque “en la provincia ya existe una ley vigente desde 2006, que define claramente cómo debe actuar la Policía en el uso de armas de fuego”. En declaraciones formuladas anteanoche a la señal TN, Vidal aclaró que “es una reglamentación bastante similar a la que acaba de hacer la ministra Patricia Bullrich”. Al mismo tiempo celebró que exista disenso dentro de Cambiemos aunque aclaró que no está de acuerdo con la diputada Elisa Carrió, que desde el lunes último tomó distancia de la reglamentación establecida por la ministra Patricia Bullrich, al criticar duramente el protocolo sobre uso de armas de fuego para fuerzas federales, primero, para luego bajar el tono de su embestida y pedir que el Congreso debata una ley sobre el asunto. “No estoy de acuerdo con Lilita Carrió”, dijo Vidal sobre las críticas de la legisladora al nuevo protocolo, aunque celebró “la democracia interna que el Presidente Mauricio Macri permite en su propio espacio político”. “La ministra Bullrich como el Presidente (por Mauricio Macri), y el ministro Cristian Ritondo y yo, coincidimos en que hay que darle a la policía todas las herramientas para hacer cumplir la ley”, dijo. Sin embargo, Carrió “también tiene derecho a dar su opinión”, sostuvo la gobernadora, y precisó que “el Presidente es una persona muy accesible”.
“Si Carrió quiere hablar con él no tiene más que llamarlo. Siempre abre su agenda para recibirnos”. Sostuvo que “el gobierno nacional ha decidido sacar este protocolo porque tiene cuatro fuerzas de seguridad y no tenía un marco legal claro. En la provincia tenemos una ley que está vigente desde 2006, donde define con claridad cómo tiene que actuar la policía en uso de armas de fuego en caso de que haya riesgo de policías o de terceros”. La mandataria recordó que, al asumir en el cargo, “había policías que no habían tirado un tiro nunca, y que habían salido a la calle con cuatro meses de formación”, y detalló que “en estos últimos tres años hemos mejorado”, además de remarcar que “se ha profesionalizado la policía”.
“No es una purga” “Dejamos 12 mil efectivos afuera, la mayor cantidad en la historia de la provincia”, expuso, y explicó que la medida “no es una purga, es una política, porque no hay posibilidad de negociar con el delito”. “Creo que hay que respaldar a la policía que trabaja bien”, aseveró Vidal, y agregó que “le tenemos que dar todas las herramientas para que nos protejan, porque sino le estamos dando un mensaje a la policía para que no actúe”.