El viernes pasado en medio de una reunión de procuradores de toda la Argentina que se realizaba en Villa La Angostura, el fiscal de Puerto Madryn Daniel Baez se puso en contacto vía telefónica con el procurador general del Chubut Jorge Miquelarena que se hallaba en el encuentro. Con la satisfacción de haber cumplido con el trabajo, Baez le informó al procurador general del Chubut que Sandro Alvarez acababa de ser hallado culpable por el crimen de Fabián Bregonzi, ocurrido en el año 2003 en la ciudad de Puerto Madryn. Inmediatamente los procuradores presentes en el encuentro anual que realizan y que en este caso tuvo como sede esa ciudad neuquina, se mostraron interesados en el tema. Les llamó la atención cómo ese homicidio que parecía quedar impune, pudo ser esclarecido no obstante el paso del tiempo y merced a la tecnología con la que cuenta la provincia del Chubut.
En el esclarecimiento del caso Bregonzi tuvo una participación especial la moderna tecnología de investigación forense con la que cuenta el Ministerio Público Fiscal del Chubut sumado a la actuación de profesionales del Equipo Técnico Multidisciplinario (ETMs). Entre ese equipamiento se encuentra el sistema AFIS de identificación de personas. Sólo cinco provincias en la Argentina cuentan con esa tecnología. Una de ellas es Chubut, merced a las inversiones realizadas desde el año 2008. Se trata de una herramienta tecnológica imprescindible en el esclarecimiento de los delitos y es muy usada hoy por la Policía del mundo.

El paso del tiempo

El paso de los años no impidió profundizar la investigación del caso Bregonzi. Con el sistema AFIS se logró comprobar la identidad de la persona que dejó la impronta de sus huellas digitales en el vehículo, concordando con Sandro Álvarez que fuera hallado culpable del hecho el viernes pasado.
Para el procurador general Jorge Miquelarena “fue un caso emblemático y el paso de tiempo no impidió que el caso quede en el olvido”
Dijo sobre el caso Bregonzi que «demuestra que si a la actitud de perseverancia y compromiso del personal judicial y policial, le incorporamos recursos técnicos se pueden revertir situaciones en apariencia adversas al momento de su investigación».
Destacó también que ese caso «fue uno de los emblemáticos a resolver. No solo debíamos darle respuesta a la sociedad, sino también a las víctimas indirectas como los familiares del hombre asesinado”.
Las huellas digitales de Álvarez estaban en el automóvil donde se cometió el homicidio.
Los peritos analizaron las huellas que se colectaran la noche del crimen del automóvil con el software AFIS y coincidieron con el palmar de la mano derecha de Sandro Álvarez. Con este dato, realizaron exámenes de ADN a objetos secuestrados en el vehículo de Bregonzi. El Néstor Basso, perito en genética del CENPAT, concluyó que la presencia de material genético de Sandro Álvarez en cada uno de los tres precintos analizados es del 99.97%, 98.43% y 99.28%.

Municipalidad de Puerto Madryn