EN EL ESTUDIO SE ANALIZA COMPARATIVAMENTE LA REGIÓN CON EL RESTO DEL PAÍS

Destacan el potencial de Chubut para producir y exportar hidrógeno


El Diario | Regionales

MAPAPor Mauro Fernándes – “El mejor viento del mundo para generar electricidad está en la Patagonia. Por lo tanto, la región presenta la mayor posibilidad en tierra para producir hidrógeno.” Esas palabras expresa Ramiro Rodríguez, doctor en Física y profesor en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), que acaba de publicar un estudio en el que se detalla la cantidad de hidrógeno que se puede producir en cada departamento del país a partir del desarrollo de fuentes renovables.
A lo largo de once páginas, Ramiro Rodríguez, Ezequiel Leiva y Agustín Sigal, investigadores de la UNC, dan a conocer el potencial que tiene el país para producir hidrógeno a partir de la generación de tres fuentes primarias: eólica, solar y biomasa. En el estudio, publicado en la revista “International Journal of Hydrogen Energy”, aparecen varios mapas en los que se muestran las posibilidades que presenta cada departamento argentino.
Chubut en particular y la Patagonia en general, ofrece grandes posibilidades de producción de hidrógeno a partir del aprovechamiento de energía eólica. En el estudio se da a conocer que en la región se pueden producir alrededor de 450 toneladas de hidrógeno anuales por kilómetro cuadrado y se cita como ejemplo al departamento chubutense de Escalante, principalmente a la ciudad de Comodoro Rivadavia, donde el potencial calculado es de 464 toneladas.
“En el país, la energía primaria renovable más desarrollada actualmente es la eólica. Por lo tanto, la Patagonia podría ser el epicentro de la producción de hidrógeno”, comenta Rodríguez, licenciado en Química y especialista en energías renovables y vectores energéticos, en diálogo con El Diario.

Potencial nacional

Los investigadores sostienen que a nivel nacional el potencial de producción de hidrógeno con fuentes renovables es semejante al de Estados Unidos, pero con una diferencia: el país tiene una superficie tres veces y media menor.
Además, los autores del documento destacan la distribución geográfica de las fuentes renovables en el territorio nacional. Mientras en la Patagonia hay importantes posibilidades para la generación eólica, en el noroeste se puede producir energía solar y en el noreste, biomasa.
Rodríguez plantea que la producción de hidrógeno en el territorio sería importante para diversificar la matriz energética y reducir los costos actuales de importación de combustibles fósiles líquidos.
La Argentina importó en 2010 cerca de un millón y medio de metros cúbicos de combustible fósiles líquidos a un costo de 968 millones de dólares, según datos del INDEC. Esa cantidad equivale a 468.274 toneladas de hidrógeno, y los investigadores indican que en el país se pueden producir más de billón de toneladas de hidrógeno por año a través de energía solar, eólica y biomasa.

Desarrollo sustentable

“El hidrógeno -explica Rodríguez- es un vector energético limpio y renovable por excelencia. Su generación depende de una fuente de energía primaria. Lo mismo sucede con la nafta en el caso del petróleo”.
Rodríguez recalca que de a poco en la Argentina hay que introducir el hidrógeno en el uso masivo de la población, ya que sería importante para “sustituir a los combustibles fósiles en el futuro”.
El hidrógeno es un gas natural que utilizado como corte de gas natural comprimido (GNC) genera una combustión más limpia y reduce los niveles de emisión de dióxido de carbono al ambiente.
“Argentina importa -describe- una enorme cantidad de GNC, principalmente de Bolivia, cuyo costo es siete veces superior al que se produce en el país. Se podría disminuir esa importación sin la necesidad de tener que hacer cambios de infraestructura. Hay que tender un puente que apunte a una economía basada cada vez más en el desarrollo de fuentes renovables, dado que el territorio nacional cuenta con los recursos naturales propicios para lograrlo”.
Según Rodríguez, en varios países del mundo se ha avanzado en la producción de hidrógeno, que puede ser de utilidad en tres grandes rubros de energía: transporte, calor y electricidad.

Región clave

Por el potencial que tiene la Argentina, Rodríguez plantea que a futuro se podría llegar a pensar en la exportación de hidrógeno, para lo cual sería clave la región patagónica.
“Al haber -subraya- vientos muy intensos, principalmente en Santa Cruz y Chubut, la Patagonia es una región donde se puede producir hidrógeno de una manera más barata. Incluso desde la región se podría exportar hidrógeno a través de barcos”.
En la Patagonia ya hay una experiencia de producción de hidrógeno. Se trata de la planta instalada en Pico Truncado, Santa Cruz, que funciona a partir de energía eólica.
En la Argentina, la mayor cantidad de energía primaria renovable que se puede producir por cada departamento es eólica, según se desprende del documento. “La Patagonia podría ser el epicentro nacional de producción de hidrógeno tanto para el consumo local como el de otros países”, concluye Rodríguez.

 


COMENTARIOS

Comments are closed.