Si bien resta que la sentencia quede firme -se pidió dos años y seis meses de prisión en suspenso, más inhabilitación especial por cinco años-, este lunes se confirmó la condena por abandono de persona e incumplimiento de los deberes de funcionaria pública a la enfermera del puesto sanitario de Paso del Sapo, María Isabel Villarroel, acusada de no brindar la atención necesaria a Avelina Epul, a raíz de lo cual la mujer de 73 años muere en julio de 2012.
La enfermera fue acusada de no haber dado asistencia a una mujer que estaba convulsionando e inconsciente. Ante la contingencia, la paciente debió permanecer en la cocina de la comisaría del lugar hasta que llegó una ambulancia enviada desde el hospital de Gastre. Epul nunca recuperaría la conciencia y moriría un mes después.
En enero de este año, el juez Ricardo Rolón declaró a María Isabel Villarroel del delito de abandono de persona e incumplimiento de los deberes de funcionaria pública, condenándola a la pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso, más inhabilitación especial por cinco años. El fallo fue recurrido por el defensor particular y la Cámara Penal confirmó en todos sus términos la sentencia, corroborando la teoría del caso de la Fiscalía.