Así lo indicó un relevamiento realizado por CAME. Mientras que el 28% de los comercios no entiende la norma, casi el 32% ya cobraba precios diferenciados en contado y tarjeta de crédito.


El 80% de los comercios pequeños y medianos no se sumaron al “precios transparentes”, de acuerdo con un relevamiento realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), porque no entiende la norma, están analizando cómo aplicarla, ya cobraban precios diferenciados o porque no acepta tarjetas como forma de pago.

El documento reveló que la mayoría de los comercios (un 31,9%) ya cobraba un precio para pagos en contado y otro diferente cuando el pago se realizaba financiado, en tanto que el 28% aún no implementó la medida “porque no la comprende o está analizando cómo hacerlo”.

Los comercios que no utilizaban ningún plástico para sus operaciones de venta, que representa el 20,2% de la muestra analizada por la entidad empresarial, quedó por fuera de la nueva normativa del Gobierno nacional.

Entre los comercios que sí lo aplican, que representan el 5%, el precio de contado disminuyó entre 5y 10%, aunque subió hasta un 20% el costo de los productos financiados.

“Solo el 15,1 % de los negocios relevados mantuvo el precio en un pago o efectivo, pero aumentó el precio con financiamiento, cuando antes cobraban cuotas sin interés absorbiendo ellos los costos. Los aumentos declarados en cuotas sin interés rondan el 10% para seis pagos”, indicó el informe.

La entidad remarcó que, frente a la desorientación tanto de comerciantes como de clientes, “llevará un período de adaptación poner en funcionamiento la medida”. “El cálculo del costo financiero total no es una práctica habitual en los comercios pequeños”, advirtieron.