Puede sonar a auténtico disparate pero es un caso real: un ingeniero importante dentro del grupo de coches autónomos de Google ha dejado su puesto en la compañía donde cobraba muchísimo dinero.

El “culpable” ha sido precisamente ése, su elevado salario, ya que el empleado ha conseguido acumular tanto dinero en apenas cuatro años que ha decidido retirarse con una enorme fortuna en su haber, tanto que no tendrá que volver a preocuparse por el dinero en lo que le queda de vida.

No han dado números concretos así que no sabemos de cuánto dinero estamos hablando, pero la fuente de la noticia habla de “un multiplicador de 16 aplicado a elementos como bonos y compensación por equidad”, así que está claro que hablamos de cifras millonarias.

La razón por la que Google paga tanto dinero a los trabajadores clave de sus proyectos más importantes no es un secreto, con ello quieren evitar una posible “fuga de cerebros” a otras empresas rivales, y asegurar la continuidad y el éxito de sus proyectos.

Fuente: noticias3d