El Acuerdo de Facilitación del Comercio que el Congreso ratificó el miércoles último busca simplificar y reducir los costos de intercambio mundial y agilizar el movimiento, traslado y despacho de las mercancías, incluidas las que están en tránsito. Las empresas vinculadas al Comercio Exterior se interiorizan sobre los beneficios que enumeran los organismos internacionales para los países en los que rige. Asimismo el sector de exportadores de bienes y servicios celebra la medida que les permite cobrar en dólares.
Según las entidades empresarias y los organismos internacionales resultarían significativos los beneficios que tendrán los países que han adherido al Acuerdo de Facilitación del Comercio cuando rija plenamente.
De acuerdo a los datos del documento oportunamente revelado, reducirá los costos de intercambio mundial en un 14% aproximadamente, beneficiando especialmente a los países en desarrollo y simplificará los trámites para las exportaciones e importaciones. Beneficiará a las PyMEs argentinas que tendrán un mayor acceso a las cadenas globales de valor. Incrementará la recaudación estatal de ingresos y aumentará la transparencia de los regímenes aduaneros. Generará ahorros de entre 1 y 2% en los precios de importación. Disminuirá el número de inspecciones físicas y de prospección de mercancías y una entrega rápida; prevé el pago aplazado de derechos, impuestos y cargos; y contempla una sola declaración de mercancías para todas las importaciones y exportaciones en un período determinado. Reduciría más de un día el plazo para importar y 2 días para exportar, y bajará 47% el tiempo necesario para importar y 91% para exportar. Aumentará el número de nuevos productos exportados hasta un 20% para los países en desarrollo y de un 35% para los países menos adelantados (PMA) registren un aumento del 35%
Los cálculos de los economistas, indican que el acuerdo podría suponer para el comercio mundial un impulso de hasta un billón de dólares anuales.

El Acuerdo para América Latina

Con este acuerdo se actualizan las normas comerciales que facilitan el movimiento de bienes entre países, dando respuesta a las demandas y necesidades actuales de los productores y consumidores. Esto es particularmente relevante en un mundo donde el comercio de bienes intermedios (productos que se utilizan en la fabricación de productos de consumo final) representa aproximadamente un 60 % del comercio total. Esto implica que, si las firmas pretenden ser competitivas y los países desean participar en las cadenas globales de producción, los bienes tienen que poder cruzar las fronteras de forma rápida, segura y a bajo costo.
El Acuerdo es especialmente importante para la región de América Latina y el Caribe, donde el nivel de integración de los países es menor y donde la complejidad de los procedimientos, los altos costos y las demoras en los cruces fronterizos son algunos de los principales obstáculos al comercio. En esta región las mercancías se demoran un promedio de 4,5 días en los controles fronterizos, mientras esa demora es de apenas 2,5 días en Asia y menos de un día en los países de la OCDE. Asimismo, los países latinoamericanos tienen una menor participación en las cadenas globales de valor comparados con sus pares asiáticos y europeos; y la participación de la región en encadenamientos productivos a través de filiales extranjeras integradas verticalmente es menor de lo que podría esperarse, dado su nivel de desarrollo.

Exportadores celebran cobrar en dólares

Exportadores de bienes y servicios celebran la medida que les permite cobrar en dólares. La medida que comenzó a regir este mes y posibilita que quienes venden servicios al exterior y cobran en dólares, puedan recibirlos en forma directa sin tener que pesificarlos, como era hasta junio último.
“El comercio internacional y la situación financiera de los exportadores tienen que estar alineadas. Por ende, esta medida es absolutamente lógica”, sostuvo el presidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla.
En la misma línea, el presidente de la Asociación de Importadores y Exportadores (Aiera), Juan Carlos Pereyra, afirmó que esta política es beneficiosa porque “si un exportador quería mantenerse en dólares, tenía que vender los que recibía a un precio menor que el que después pagaba por comprarlos, y se producía un desbalance en las cuentas”, indicó.
El Banco Central emitió el 19 de mayo último, la Comunicación A 6244, de nuevas normas que regulan el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), que incorporó la posibilidad de acreditación directa para transferencias desde el exterior; en el caso de exportaciones de servicios, medida que entró en vigencia el 1° de julio y que lleva su primera semana de aplicación.

Gobierno de Chubut