Año a año, la Fundación alemana Alexander von Humboldt otorga seis Premios de Investigación Georg Forster en reconocimiento a la trayectoria de investigadores altamente calificados de países en desarrollo y que aún están en actividad. Fernando Stefani se asombró al enterarse que este año él es uno de los seis elegidos: “Me sorprendió haberlo recibido tan temprano en mi carrera, creo ser uno de los más jóvenes distinguidos. Es un reconocimiento personal muy gratificante que además abre oportunidades muy valiosas para futuras investigaciones de todo mi grupo”.

Capacitación

Stefani tiene una formación interdisciplinar. Es técnico electromecánico, ingeniero en Materiales y doctor en Química. Actualmente se desempeña como investigador independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), y vicedirector del Centro de Investigaciones en Bionanociencias “Elizabeth Jares Erijman” (CIBION-CONICET). También es profesor del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, de la Universidad de Buenos Aires (UBA).
Su relación con Alemania es de larga data. Su doctorado lo realizó en el Instituto Max Planck para la Investigación de Polímeros de Mainz; fue profesor asistente en la Facultad de Física de la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich; y hace tiempo que coopera con científicos alemanes. “En total he pasado siete años investigando allí, donde he tenido mentores muy sabios y generosos”, recordó.

Premio internacional

El premio Georg Forster Research se otorga en reconocimiento a investigaciones cuyos descubrimientos fundamentales, nuevas teorías o conocimientos han tenido un impacto significativo en su propia disciplina, y por fomentar desarrollos científicos en países emergentes que puedan contribuir a dar soluciones a algunos de los desafíos que afrontan los mismos. El año pasado, tres argentinos también recibieron el premio de la Fundación: “Creo que es una muestra más del liderazgo científico argentino entre los países en desarrollo; una ventaja competitiva y un valioso capital que debemos cuidar y poner al servicio de nuestro desarrollo”, afirmó Fernando.
Se trata de un premio monetario y financiación adicional para estadías de investigación en el país germano, adquisición de insumos y equipamiento de investigación. “Además, la Fundación von Humboldt habilita una red de apoyo muy importante para financiar futuras estadías a lo largo de toda la vida académica, así como para la organización de escuelas y workshops”, explicó el investigador.

Trabajo

Hoy en día, Fernando y su grupo tienen dos líneas principales de investigación, la nano fotónica, es decir el estudio de la luz en dimensiones nanométricas, y la nano fabricación de objetos complejos, “compuestos por distintas nanopartículas y moléculas orgánicas, usando autoensamblado molecular”. Recientemente participó de un trabajo en el que lograron traspasar el límite de resolución que hasta ahora se daba en los microscopios de fluorescencia llamados de superresolución. Desarrollaron una nueva metodología llamada MINFLUX (por su utilización mínima de fotones), presentada en la prestigiosa revista Science y que permite ver detalles de un nanómetro (1 nm), es decir, 10 millones de veces más pequeños que un centímetro.
Para el investigador, es imposible predecir el impacto de las investigaciones en la sociedad, sin embargo, “a esta altura del siglo XXI las mejoras que ha brindado la ciencia a la calidad de vida son innegables, y mayoritariamente se produjeron de manera inesperada, como la electricidad, los anticuerpos, la microelectrónica, Internet”, comentó. El modo de avanzar, según Stefani, es investigar y explorar lo desconocido y acumular conocimiento: “El traspaso de conocimiento de una generación a la otra es la clave. Las sociedades que han sostenido la investigación en el tiempo son las que hoy dominan la tecnología, y en consecuencia la economía”, reflexionó.

Gobierno de Chubut