En la actualidad, el desempleo se constituye como una problemática que afecta a gran parte de la sociedad y, dentro de la misma, a un importante sector del colectivo, que son los más jóvenes.
Aquellos estudiantes que se encuentran próximos a finalizar sus estudios secundarios, muchas veces se encuentran frente al desafío de comenzar su primer empleo y, antes de ello, de insertarse en el mundo laboral propiamente dicho, a partir de su preparación de cara a “la primera entrevista”.
Varias son las herramientas de capacitación y formación que buscan que los más jóvenes puedan utilizar su preparación académica del Nivel Medio para comenzar a formar parte del engranaje social del mundo del empleo, y a pesar de la variación en los índices de generación y pérdida de trabajos, lo cierto es que la demanda aumenta cada mes, en el marco de un mercado laboral que se ha diversificado, apuntando a satisfacer las necesidades de las nuevas generaciones.
Surgen de estas últimas, por ejemplo, nuevos espacios dentro del mercado laboral convencional, que apuntan a la producción de contenidos digitales y a la informatización de diversos procesos, algo propio de los tiempos que corren, obligando a los más jóvenes a “pulir” dichas herramientas para lograr insertarse en cada uno de esos nichos de trabajo.
Las estadísticas actuales dan cuenta de un “viento a favor” en lo que refiere al crecimiento de empleo; por ejemplo, para el Interior del país, indican que entre septiembre y octubre de este año, la generación de empleo registrado en el sector privado, se incrementó en un 0,4 por ciento, alcanzando un total interanual para los meses de octubre 2016/2017 del 3 por ciento.
Sin embargo, otros estudios como el realizado por la consultora Adecco, señalan que el país posee uno de los índices de desempleo más altos de América Latina en población menor a los 25 años; concretamente, uno de los aspectos más importantes señalados por expertos tiene que ver con la “experiencia” y la “red de contactos” como aliciente para conseguir trabajo y “abrir puertas” dentro del mercado, algo que en la población de entre 18 y 25 años se constituye como un auténtico desafío.

Consejos para una realidad adversa

En este contexto, por ejemplo, tanto desde el Ministerio de Trabajo de la Nación como desde los distintos gobiernos provinciales, se realizan distintos cursos, capacitaciones y programas, que apuntan a que los jóvenes puedan enfrentar el desafío del primer empleo, con herramientas que les permitan encontrar su vocación y, mejor aún, aplicarla y vivir de ello.
La Fundación “Pescar – Educando para el Trabajo”, cita, entre algunos de los indicadores que refieren al empleo juvenil en Argentina, que hoy día “cinco de cada diez jóvenes no pueden acceder a un empleo”, haciendo referencia al sector de la población categorizado como “Ni-Ni” (“Ni estudia ni trabaja”), que suma un total de 1,5 millones de jóvenes en el país.
También, enumera que 7 de cada 10 jóvenes “Ni Ni” son mujeres y que, más alarmante aún, seis de cada diez jóvenes “no terminan el secundario”.
En lo que refiere a la preparación del currículum para una primera entrevista laboral, desde dicha organización resaltan la importancia de tener en cuenta cuestiones como “no cometer faltas de ortografía”, “destacar claramente los datos de contacto”, utilizar una dirección de mail formal, “escribir una carta de presentación”, “agregar una foto”, “mantener actualizada la información”, ser “totalmente sincero y decir siempre la verdad”, además de escribir lo más reciente adelante y presentar la carpeta sin arrugas ni manchas.

Formando jóvenes para el futuro

Por otro lado, la generación de programas de empleo “a medida” de los más jóvenes ha sido, sin duda, una de las características más llamativas de los últimos años, en lo que hace a los diferentes cursos dictados por municipios de la provincia del Chubut, entre ellos el de Puerto Madryn, donde recientemente se hizo entrega de más de 300 diplomas a chicos que participaron de programas de formación de empleo, a partir de una propuesta conjunta entre la Oficina de Empleo Municipal y el Ministerio de Trabajo de la Nación.
Al respecto, el gerente de Empleo y Capacitación Laboral del Ministerio de Trabajo de la Nación, Leandro Quiroga, se refirió a la entrega de diplomas y reconocimientos formales a quienes participaron en dichas capacitaciones y explicó que “culminamos un 2017 donde celebramos todos los cursos dictados, conjuntamente entre Trabajo y la Oficina de Empleo Municipal. El número es importante, porque estamos hablando de más de 350 jóvenes que, en distintas líneas de capacitación que existen, han podido participar, y muchos de ellos siguen destinados a líneas propias del Ministerio de Trabajo”.

Clubes de empleo y detección de perfil

Sobre las características de dichos cursos, el funcionario describió que “hay tres programas principales, uno de ellos el Curso de Introducción al Trabajo (CIT), donde al joven se le explica, se lo guía a su primer empleo, se lo orienta a través de un acompañamiento por parte de la Oficina de Empleo, donde el joven va a prepararse para llegar a su primer empleo; cómo hacerlo, cómo armar su currículum y demás” y sumó a ello que “otros programas son los Trayectos de Orientación Laboral (TOL) y los Clubes de Empleo, otra línea donde también se busca encontrar los perfiles emprendedores en cada joven”.
En esta línea, resaltó que “un joven que hace un curso del Club de Empleo, permite que se determine si él es emprendedor, si tiene la capacidad de autogestionarse; es decir, se obtiene el perfil de emprendedor del joven, hacia dónde puede orientarse y, una vez que se descubre eso, se genera su acompañamiento”.

Nuevos mercados digitales

Por otra parte, Quiroga ejemplificó algunas de las demandas de las nuevas generaciones, de cara a la generación de un mercado laboral distinto, dinámico y cambiante, con nuevos “nichos” y rubros a explotar: “Hay dos puntos que siempre mencionamos; uno de ellos es que, lamentablemente, el índice de desocupación indica que Rawson, la zona del Valle, Trelew y Puerto Madryn, constituyen una de las zonas con mayor desocupación de la Argentina, y eso es lo que estamos queriendo atacar. La población donde más hacemos énfasis es en los jóvenes. Por eso, contamos con uno de los programas que se llama ‘Jóvenes con Más y Mejor Trabajo’, de carácter fundamental y donde abarcamos jóvenes desde los 18 hasta los 24 años. Estos jóvenes vienen con un cierto tipo de evolución, por llamarla de este modo, en el trabajo. Por ejemplo, hoy tenemos jóvenes que presentan proyectos cinematográficos, donde venden digitalmente a empresas como Netflix, y estamos comenzando a ver una nueva gama de trabajo y una evolución en el mismo; un nuevo mercado que se ha ido conformando en estos años. Ahora, los jóvenes vienen con otra cabeza, la financiación apunta más a las necesidades de ellos, que están más volcados a lo digital e informático. Estamos viendo ese cambio últimamente”.

Pasantías rentadas y primer empleo

Además, el gerente de Empleo y Capacitación Laboral de la cartera de Trabajo nacional resaltó que “también, tenemos una línea en paralelo a Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, que se llama ‘Entrenamiento para el Trabajo’, que permite hoy día, a estos jóvenes que han sido certificados con sus cursos, como en el caso de los 350 chicos de Puerto Madryn, acceder a su primer trabajo en una forma de entrenamiento, aprendiendo el oficio de distintos rubros comerciales e industriales, entre otros”.
En el caso de la ciudad del Golfo, “tenemos el caso de los hoteles, que están comprometidos con tomar a los jóvenes, es algo que he visto, durante mi participación en distintas reuniones con la Cámara Hotelera”, describió el funcionario, agregando que “eso les permite realizar un entrenamiento de seis meses, de cuatro horas por día y de lunes a viernes, donde el sueldo está totalmente cubierto por Nación”.
En esta línea, subrayó que “se realiza un seguimiento minucioso a estos jóvenes; por ejemplo, a través de técnicos que, periódicamente o una vez al mes evalúan su desarrollo, entre otras cuestiones”.

Claves para la entrevista laboral

Algunas de las recomendaciones que los especialistas mencionan, de cara a una entrevista de trabajo, tienen que ver con la puntualidad, el aspecto y el planeamiento que debe realizarse antes del encuentro, para evitar imprevistos y contingencias.
Por ejemplo, una de las sugerencias señala que es importante llegar diez minutos antes de lo pautado –ni más, ni menos–, contar con crédito en el teléfono celular por cualquier inconveniente que pudiera surgir en el camino, investigar previamente a la empresa y ensayar algunas respuestas aunque “no memorizarlas”, de modo que el diálogo sea fluido y espontáneo.
Otras recomendaciones son, por ejemplo, chequear con antelación el estado del transporte, en el caso de utilizar el público, cuidar el aspecto y la vestimenta, pensar en la entrevista como una conversación, tomarse el tiempo para responder las preguntas que realice el entrevistador y, más importante aún, no olvidar llevar el currículum impreso y sin arrugar.

Las redes sociales y la imagen

Otra de las características esenciales, teniendo en cuenta las nuevas tecnologías y el uso de las redes, es que una de las primeras cosas que suele hacer un entrevistador, previo al encuentro, es “googlear” al candidato, con los resultados que ello pudiera arrojar en la red.
En el caso de Facebook, que es la red social más utilizada en el mundo, la mayoría de las empresas suelen buscar a quien aplica a un puesto de trabajo en dicho universo virtual, de modo de tener una primera impresión de su perfil personal.
Consecuentemente, los expertos en dicho área sugieren revisar con frecuencia la lista de empresas y entidades a las que se sigue, además de configurar la privacidad respecto de los contenidos que son públicos y aquellos que no lo son; además, recomiendan “ser uno mismo” y siempre actuar –virtualmente– con naturalidad, entendiendo que “pueden vernos más personas de las que uno piensa”.
En relación a las publicaciones antiguas, explican que “seguramente uno ha hecho publicaciones en el muro o en algunas páginas ajenas que fueron divertidas en su momento, pero que a los ojos de un reclutador pueden perjudicarlo”.