En el mundo existen multitud de animales sorprendentemente maravillosos de los que apenas tenemos consciencia debido a su escasez y al peligro que tienen de desaparecer. Uno de esos casos es el de la tortuga del lago Mary de Australia, conocido generalmente por el apodo de ‘tortuga punk’ y cuya estirpe corre serios peligros de supervivencia.
En un informe emitido por la Sociedad Zoológica de Londres, este ejemplar se ha erigido en el puesto 29 del ranking de animales con más probabilidades de extinguirse. Lo que sería una tragedia, no solo por las curiosas cualidades físicas que posee, sino por su historia y su fisionomía.

¿Qué hace especial a la tortuga punk?

Tal y como reconocen investigadores de la Universidad Charles Darwin de Australia, nos veríamos obligados a retroceder nada menos que 50 millones de años para encontrar una especie que pueda siquiera asemejarse a este mamífero. De hecho, se piensa que su progenie llegó a cohabitar la Tierra junto a los dinosaurios.
Físicamente, llama mucho la atención el penacho de algas verdes que posee en la zona superior de su cuerpo, simulando una cresta al estilo punk (de ahí viene su apodo). Se trata de un ejemplar que tarda mucho en convertirse en adulto, llegando a necesitar alrededor de tres décadas para desarrollarse completamente.

¿Por qué está en peligro de extinción?

Entorno a los años 60 y 70, era habitual encontrar a la tortuga punk en las tiendas de mascotas. Compartir hogar con ellas era bastante habitual en la época. Sin embargo, comenzaron a desaparecer poco a poco, hasta perderlas el rastro.
Actualmente, se enfrentan al reto de la supervivencia debido a las condiciones de su hábitat, el cual no está convenientemente protegido. Durante largos siglos, ha conseguido sobrevivir a multitud de depredadores y especies acuáticas. Sin embargo, ahora se enfrenta a un enemigo mayor que está terminando prácticamente con toda la especie: el ser humano.

Otras especies en peligro

La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación es el listado más completo del mundo sobre el estado poblacional de las especies animales. Por cada especie que se extingue, otras muchas caen en peligro debido a la pérdida de hábitat, la caza furtiva y el cambio climático.

El orangután de Borneo

Encontrado solo en la isla homónima, los orangutanes de Borneo (Pongo pygmaeus) tienen una cara más ancha y una barbilla más corta que sus primos, los orangutanes de Sumatra. En julio del año pasado, la UICN cambió su estado a peligro crítico porque la población ha disminuido en un 60% desde 1950 y, según Scientific American, las nuevas proyecciones estiman que disminuirá un 22% más para el año 2025.

Ili Pika

El Ochotona iliensis es un mamífero pequeño (unos 20 centímetros más o menos) que es nativo de la cordillera Tianshan, en China. Vive en las paredes inclinadas de dicha zona y se alimenta de pastos. Y solo quedan menos de 1.000.
La especie fue descubierta en 1983, pero su número se ha disminuido en casi un 70% desde entonces, según la CNN. Esto se debe a que el hábitat de este mamífero está siendo muy afectado por el cambio climático. El aumento de las temperaturas ha obligado a los Ili Pika a retirarse hacia las cimas de las montañas. Además, la presión del pastoreo del ganado y la contaminación del aire probablemente también hayan contribuido.

Nutria gigante

Se encuentran solo en América del Sur, y son las más grandes del mundo, algunas midiendo hasta casi dos metros. Históricamente, las nutrias gigantes (Pteronura brasiliensis) fueron cazadas por sus pieles, causando una gran disminución en sus números. Si bien ya no se los caza hoy en día, siguen en peligro porque muchos de sus hábitats acuáticos (ríos y lagos) se han degradado y destruido, lo que hace que disminuyan las poblaciones de peces de las que dependen. También están amenazados por la extracción de oro en la región, lo que conduce a la intoxicación por mercurio.
Las principales amenazas para estos animales son la pérdida del hábitat y la caza ilegal.