El secretario general de Camioneros, Hugo Moyano, anunció ayer un acuerdo salarial con la cámara empresarial del sector del 25%, más un bono compensatorio y cláusula de revisión, con lo cual se levantaron los paros del gremio previstos para el 26 y 27 junio próximos.
De esta forma, el gremio que lideran Hugo y Pablo Moyano superó la pauta que alienta el Gobierno, que en un principio era del 15% y luego la subió al 20%, tras producirse la crisis cambiaria, aunque el acuerdo aún tiene que ser analizado y homologado por el Ministerio de Trabajo para entrar en vigencia.
«Hemos convencido a los empresarios y logramos un aumento de salario que acumulado supera el 25% y se aplica al básico y en todos los adicionales», sostuvo Moyano en una conferencia de prensa en la sede de Camioneros del barrio de Constitución.
Si bien el acuerdo es por un 25% de aumento, el bono compensatorio llevaría el incremento a un 27% ó 28% (lo que reclamaba el sindicato en un principio), ya que representaría entre dos y tres puntos porcentuales más, según indicó el propio Moyano en conferencia de prensa que dio en la sede del gremio del barrio de Constitución, junto a su hijo Pablo y el resto de la conducción de Camioneros.
Más temprano se había suspendido la reunión paritaria en el Ministerio de Trabajo, ya que se había llegado al acuerdo, luego de varias semanas de conflicto y del paro realizado por todas las ramas de la actividad el jueves último.
«Hemos logrado lo que nadie pensaba que íbamos a lograr, a nosotros la presión que hacen los gobiernos nos fortalece», remarcó Hugo Moyano, y agregó: «Hacía años que no nos costaba tanto llegar a los objetivos para mejorar los salarios como ocurrió este año, hubo negativas de todo tipo, hablaban de paritarias libres y después ponen techo».
Si bien se levantó el paro del 26 y 27 de este mes, Moyano confirmó que está en pie la adhesión de Camioneros al paro general de la CGT del próximo lunes 25.

Multa por el paro

Al ser consultado sobre la chance de que el Ministerio de Trabajo no homologue el acuerdo, Moyano sostuvo que «el acuerdo se tiene que pagar y sino que se atengan a las consecuencias».
Sobre la posible millonaria sanción que le aplicaría el Gobierno a Camioneros por haber realizado un paro el jueves pasado cuando regía la conciliación obligatoria, señaló: «Es inadmisible, no vamos a pagar ninguna multa».
Por su parte, la cartera de Jorge Triaca informó que «las partes no comparecieron ante las autoridades del Ministerio de Trabajo para participar de dicho encuentro y comunicaron la firma de un nuevo acuerdo alcanzado fuera de la sede de la cartera laboral».
«Dicho acuerdo aún debe ser presentado ante el Ministerio de Trabajo para ser objeto del control de legalidad correspondiente, según lo establece la ley 14.250 para todos los acuerdos paritarios», agregó en un comunicado.
El acuerdo de Camioneros se concretó en momentos en que varios dirigentes de la CGT, entre ellos algunos que había firmado por el 15%, ya comenzaron a anunciar públicamente que buscarán reabrir la discusión salarial, luego de que la mayoría de las estimaciones inflacionarias para este año ubican el aumento del costo de vida por encima del 25%.

Perforaron el techo

Tras la negociación de los transportistas, se abrió la puerta para que los gremios exijan recomposiciones salariales mayores a las que hasta entonces se venían solicitando. Uno de ellos es la Asociación Argentina de Capitanes, Pilotos y Patrones de Pesca (Aacpypp), que reclamó un aumento salarial paritario del 27 por ciento remunerativo para los trabajadores de la flota fresquera, en el contexto de la renegociación del convenio colectivo 638/11. La solicitud fue presentada por el titular del gremio, Jorge Frías, ante la Delegación Regional Mar del Plata del Ministerio de Trabajo, ocasión en la cual el dirigente gremial emplazó a los empresarios a ofrecer una respuesta en 48 horas, según indicó un comunicado.
“Es preciso una rápida respuesta del sector empresario para no afectar la paz social. De lo contrario, el sindicato se declarará de forma inmediata y automática en libertad de acción para aplicar medidas de fuerza, que serán analizadas por los trabajadores”, afirmó Frías, quien también exigió una suma fija de 3.000 pesos en carácter de “compensación”.
La conducción sindical rechazó una propuesta de mejora salarial del 15 por ciento y también un 7 por ciento no remunerativo al momento “de cerrar por primera vez en la historia el valor del kilogramo de langostino”, e incorporó “la suba de ese 15 a cuenta de lo que se plantee luego de que la flota fresquera langostinera zarpe”, dijo Frías.
El dirigente, integrante de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), ratificó esa determinación a partir de “la inestabilidad inflacionaria del país”.

El lunes no habrá vuelos, aeronáuticos adhieren al paro de la CGT

Sindicatos Aeronáuticos Unidos, que incluye a siete gremios de la actividad y más de 18.000 trabajadores, confirmó ayer la adhesión al paro general de la CGT del lunes próximo, por lo que no habrá vuelos.
Fuentes gremiales confirmaron a la agencia Noticias Argentinas que el acatamiento a la huelga general contra la política económica de la administración de Mauricio Macri afectará a entre 65.000 y 70.000 pasajeros que ya compraron sus pasajes.
Los gremios que se sumarán al paro son la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), que lidera Edgardo Llano, alineado a la CTA de los Trabajadores que conduce el diputado nacional Hugo Yasky.
También se sumará la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) con más de 8.000 trabajadores afiliados, la mayoría de las empresas estatales Aerolíneas Argentinas y Austral.
Asimismo, se sumará la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), que se dedica al mantenimiento y reparación de naves en los talleres mecánicos.
La Unión Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA) y la Asociación de Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad Aeroportuaria (Atepsa) también confirmaron la huelga.
Y la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), que reúne a más de 1.500 pilotos de AA, Latam, Andes y Avian, entre otras, paralizará sus actividades.