Tras la tranquilidad cambiaria de la última semana, el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, se verá hoy con inversores extranjeros en Nueva York para tratar de convencerlos de que la Argentina superó la crisis que llevó el dólar de $20 a $28 en pocas semanas.
El funcionario aprovechará el feriado en la Argentina para dialogar cara a cara con referentes de fondos de inversión que pueden desempeñar un rol clave en el financiamiento del país durante 2019.
El objetivo es explicar dónde se está parado en materia financiera y por qué no existe riesgo para quienes apuesten a invertir en títulos de la deuda argentina.
Junto a su viceministro, Guido Sandleris, y su secretario de Finanzas, Santiago Bausili, Dujovne llevó datos de primera mano sobre un escenario financiero en recuperación para la Argentina con un préstamo por 50.000 millones de dólares a baja tasa obtenido del FMI.
Dujovne considera que están dadas las condiciones para que Wall Street vuelva a mirar hacia el país, en buena medida porque la mayoría de los analistas sostiene que la devaluación fue provocada por la agresiva decisión de la Reserva Federal de subir sus tipos interés y hacer más atractivo al dólar.
Dujovne explicará que, ante el nuevo escenario, la Argentina está en condiciones de no salir a buscar deuda en los mercados internacionales hasta fines del 2020, lo cual le da un margen de maniobra clave al gobierno de cara a un año de elección presidencial.
Esta semana se hará una nueva licitación de dos series de Letras del Tesoro (LETES) en dólares y de Bonos de la Nación Argentina (BODEN), en pesos y moneda norteamericana.
El objetivo es seguir descomprimiendo la presión sobre el dólar, mientras el Banco Central analiza los pasos a seguir en materia de tasas de Lebac y suba de encajes bancarios para restarle presión a la divisa estadounidense.
El viernes, el dólar cerró en promedio de $28,64 y descendió casi un peso en una semana, una tendencia que se podría profundizar a partir de este martes, estiman operadores de mesas de dinero.
Además, se produjo una recuperación de las acciones de la Bolsa porteña, superior al 6% en la semana anterior.
Dujovne mostrará estos datos para convencer al mundo de las finanzas de que la Argentina empieza a dejar atrás la turbulencia cambiaria.
Se espera que el ministro profundice también en explicar la estrategia de desarme de Lebac de corto plazo acordada con el FMI, y también en cómo el Gobierno hará para cumplir el exigente ajuste fiscal comprometido ante el FMI.

Frigerio y el consenso presupuestario

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, explicó que el Gobierno busca alcanzar «un acuerdo amplio con el peronismo que supere» a la ley de Presupuesto, al tiempo que ratificó que se va «a cumplir» con la meta de reducir el gasto público y agradeció el «entendimiento en gran parte de la oposición de la necesidad de la Argentina de terminar con el déficit».
«Las discusiones del Presupuesto siempre son intensas. Hasta ahora siempre hemos podido llegar a un acuerdo. En este caso es más complejo porque habrá una reducción importante del déficit fiscal, en línea con los compromisos que asumimos», explicó.
Para el funcionario, «la buena noticia es que nadie pone en duda la necesidad de arribar» a la meta del Gobierno del 1,3% de pérdida con respecto al PBI y precisó que «lo que empezamos incipientemente a discutir es el cómo».
«Vemos un entendimiento en gran parte de la oposición de la necesidad de la Argentina de terminar con el déficit, hay conciencia en la mayoría de que no se puede vivir eternamente de prestado, como desde hace setenta años», agregó.
Durante una entrevista con el diario Perfil, Frigerio aseguró que este año se va «a reducir más de un punto» esa variable, pero remarcó que «hay que continuar con ese esfuerzo» en el 2019 «a través de un acuerdo con una parte significativa de la oposición».
«Queremos que sea un acuerdo para el desarrollo nacional, que incluya todos los temas que sean necesarios. Los temas que no hemos podido resolver, hasta ahora, en dos años y medio de gestión, en los que hemos resuelto gran parte de los temas que heredamos, pero no todos» señaló.
Por otra parte, el ministro aseguró que «no hubo un reclamo formal» de ningún gobernador para no aplicar el pacto fiscal y recordó que «costó mucho llegar» llegar a ese acuerdo.
«La Argentina tiene una presión impositiva asfixiante, con impuestos que atentan contra la generación de empleo como Ingresos Brutos. En la mesa de discusión se pueden plantear todos los temas, pero queremos respetar lo que acordamos», aclaró.
Por último, el jefe de la cartera de Interior reconoció que «hoy atravesamos una crisis cambiaria», pero sostuvo que el Gobierno está «bien preparados para salir lo más rápidamente posible».

Los gobernadores peronistas avalarían el ajuste

El vicepresidente del interbloque Argentina Federal, el cordobés Carlos Caserio, aseguró ayer que «los gobernadores peronistas están dispuestos a acompañar» los compromisos asumidos por el Gobierno ante el Fondo Monetario Internacional, y al respecto garantizó que «si hay ajuste», el justicialismo va a «acompañar todo lo posible».
«Los gobernadores peronistas están dispuestos a acompañar, porque al fin y al cabo el que gobierna es este Gobierno, nosotros no gobernamos y si hay un ajuste vamos a acompañar todo lo posible, porque creemos que este Gobierno piensa en términos de levantar el país y no electorales», resaltó en declaraciones a radio Estación Sur.
Para el jefe del PJ cordobés, «si no hay ajuste se va a caer todo».
«No hay muchas alternativas. Ellos ya firmaron el acuerdo con el Fondo, no es que nos pidieron permiso. El dinero ya empezó a venir. Si no hay ajuste, se va a caer todo», aseguró.
Al justificar el acompañamiento del justicialismo al plan de ajuste, Caserio argumentó que la entera «responsabilidad» sobre las consecuencias de esta política recae sobre los hombros del Gobierno, porque la gente votó a Cambiemos y no al PJ.