El concejal Claudio Tortoriello (Cambiemos) planteó la necesidad de que Argentina tenga una Ley de Extinción de Dominio, a fines de que “todo lo que se robaron vuelva a las arcas del Estado Nacional”, a la vez que criticó que “muchos legisladores y funcionarios del Gobierno anterior seguramente fueron cómplices de la corrupción”, parte de la cual “se ve reflejada en la situación de los cuadernos que aparecieron”, donde un presunto “recaudador” llevó una hoja de ruta detallada de los movimientos para el pago de coimas y circuitos de dinero, aparentemente obtenido de manera ilícita.
En cuanto a la falta de quórum que hubo en la Cámara Alta días atrás, donde fracasó la Sesión para tratar los distintos proyectos de la Ley en cuestión, mencionó que “hay muchos que, en su momento, eran gobernadores y hoy están ‘refugiados’ como legisladores en el Senado”, agregando que “no se puede entender cómo una ley de este tipo puede ser frenada por los senadores”.

La “punta del iceberg”

Al respecto, el edil opinó que “el tema es algo que, de alguna manera, todos estábamos presumiendo, pero faltaba la evidencia objetiva, la cual en este caso son los propios cuadernos, que ya dejaron de ser la ‘chica bonita’ de la noticia y pasaron a otro plano, ya que, los implicados o mencionados en los mismos se presentaron a testificar y a declararse como arrepentidos”.
En este sentido, advirtió que “esto es, solamente, la punta del iceberg que se está dilucidando, a medida que se va clarificando la situación de los cuadernos y las declaraciones”.

Peronistas “no dieron quórum”

En cuanto al hecho de que una serie de empresarios se hubieran presentado como “arrepentidos” en el marco de la investigación, y si ello podría eximirlos de determinada responsabilidad en el pago de coimas, Tortoriello planteó que “sucede al igual que en nuestra provincia, donde no pueden exonerarlos del pago de coimas, independientemente de cuál haya sido la motivación, ya sea por la pérdida de fuentes de trabajo y demás; esto tendría que estar acompañado, seriamente, con la extinción de dominio, que se está por tratar nuevamente en el Senado de la Nación”.
Sobre esto último, criticó que “los peronistas y kirchneristas no dieron quórum durante la sesión anterior, y lo cierto es que habría legisladores provinciales aparentemente implicados, Nancy González, (Mario) Pais, (Alfredo) Luenzo, que pasan a ser cómplices de todas estas malversaciones y estafas contra el Estado Nacional, que los funcionarios de la gestión anterior han cometido”.

“Resarcir” a la sociedad

A ello, sumó que “evidentemente, acá hay varios ribetes donde algunos senadores seguramente tendrán implicancias en los hechos que se sucedieron; hay muchos que, en su momento, eran gobernadores y hoy están ‘refugiados’ como legisladores en el Senado, y seguramente a algunos los va a salpicar considerablemente el tema; sino, uno no podría entender cómo una ley de este tipo puede ser frenada por los senadores”, manifestó, teniendo en cuenta que ello representaría “dinero que vuelve a las arcas de la Nación para solucionar parte de los problemas”.
Además, planteó el concejal, la Ley de Extinción de Dominio serviría “como forma de resarcir a la sociedad por todas las estafas que tuvimos por parte de los legisladores y funcionarios nacionales del Gobierno anterior”.

En búsqueda de un acuerdo

El tratamiento de la Extinción de Dominio como norma para recuperar, desde el Estado, los bienes obtenidos de actividades ilícitas, tuvo su correlato el pasado lunes, donde se convocó a una marcha en las inmediaciones del Congreso de la Nación, para pedir por la aprobación de dicha legislación y, a su vez, por el desafuero de la senadora nacional y ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández, investigada por el circuito de los “cuadernos”. En los próximos días, la Justicia podría ordenar allanamientos a tres de los domicilios de la ex mandataria.
El pasado miércoles, la ausencia de dos tercios del bloque peronista y la ausencia por “vacaciones” de uno de los senadores, hizo que la Sesión se cayera, con denuncias de “complicidad” de ambos lados.
En 2016, la Cámara de Diputados votó la Ley de Extinción de Dominio, iniciativa que ahora intenta modificar el Senado, a partir de sendas diferencias entre los bloques del Frente para la Victoria y el Partido Justicialista.