Desde que fuera hallado el cadáver de Héctor Nehemías López en El Doradillo, la investigación se centró en un presunto “ajuste de cuentas” vinculado al narcotráfico, lo cual llevó a la Justicia local a solicitar el traspaso de la causa, o al menos parte de la misma, al fuero federal, dados los recursos de los que el mismo dispone para el abordaje de este tipo de causas.
La fiscal de la causa, Silvana Salazar, confirmó que el cuerpo de Federico Lomeña, hallado días después enterrado en Playa Paraná, fue entregado a sus familiares, y lo mismo ocurriría con Héctor alias “Bastian Pato”; ambos, víctimas de una presunta represalia por una “deuda” o una “mexicaneada” por haberse quedado con determinada cantidad de estupefacientes.
Por estos hechos se encuentran detenidos, cinco jóvenes de corta edad, uno de ellos de 16 años, a los cuales se sumó un nuevo aprehendido durante la tarde-noche del pasado jueves: Nicolás Alexander Valencia, un joven de 20 años individualizado por la Policía mientras caminaba en las inmediaciones de Río Negro y Villarino; la causa ya totaliza seis personas apresadas, divididas entre destacamentos policiales de Puerto Madryn y Trelew, por falta de espacio en la primera ciudad, así como también el menor de 16 años permanecerá en el Centro de Orientación Socio Educativo (COSE) durante tres meses, con posibilidad de quedarse allí tres más.
Sin embargo, todavía quedan algunas dudas respecto de la mecánica de las muertes de ambos jóvenes, que eran amigos, así como también de la conformación de una asociación ilícita definida como “extremadamente nueva” por el ministro de Gobierno de Chubut, Federico Massoni, que relevó a las autoridades de la División Drogas de Madryn por no haber arrojado resultados favorables durante bastante tiempo.
Por otro lado, la madre de López transmitió, a través de las redes sociales, que Cerrudo estaría implicado en el homicidio de su hijo: “No descansa ni descansará en paz por haber sido uno de los asesinos de mi hijo. Ahora a seguir, a ganar la guerra, sigue la cacería del mal. Gracias a todos, seguimos luchando y todos somos el ejército, gracias infinitas, se va deshilachando la red”, escribió Mariana Donato Costa.

Siguen las dudas por Cerrudo

En el caso de López, cuyo cuerpo fue hallado semienterrado y con las manos amputadas en un descampado en la zona de El Doradillo, aún no se confirmó de manera oficial si el mismo presentaba lesiones defensivas, principalmente teniendo en cuenta que se trataba de una persona joven, de 25 años, y que para inmovilizarlo “se debería necesitar al menos tres personas”, según indicaron fuentes a este medio; inicialmente se habló de “sicarios” debido a la naturaleza de ambos crímenes, pero ahora desde la fiscalía sostienen que los seis detenidos serían los autores materiales de ambos homicidios, incluido Nicolás Máximo Cerrudo, el joven que se quitó la vida, del cual no se descarta que pueda haber participado en los homicidios.

Ejecutores “muy distintos”

A su vez, las diferencias entre ambos asesinatos llaman la atención; López murió aparentemente por un traumatismo de cráneo, fue tapado con cal y los cortes en sus manos fueron de carácter “no profesional”, según se conoció, por lo que todo apuntaría a un homicidio cometido “a las apuradas” en un sector descampado de una zona frecuentada por turistas.
Para Lomeña, la mecánica fue diferente: recibió “al menos 20 puñaladas”, según la fiscal, fue hallado cubierto con bolsas y no se descarta que el homicidio hubiera ocurrido en una de las viviendas de Berwin al 200, donde tuvo lugar uno de los allanamientos.
Según especialistas, se trataría de “ejecutores muy distintos”, considerando las lesiones y que en el primer caso, se realizó un pozo, se tapó el cadáver con cal, se amputaron las manos y hubo tiempo para realizar una “limpieza” del lugar del crimen utilizando combustible, del cual fue hallado embadurnado en el vehículo Volkswagen Vento que manejaba López; mientras que Lomeña fue apuñalado y enterrado en Playa Paraná, a unos cien metros de donde termina el asfalto y comienza el camino de ripio que conduce a Cerro Avanzado.

Cómo escaparon de la escena del crimen

Hasta el momento, no trascendieron precisiones respecto de la pericia de ADN de la sangre hallada en el Volkswagen Vento, tanto en el baúl del vehículo como así también, en el asiento del conductor, y nada se dijo del teléfono celular allí encontrado, que tenía dos disparos de arma de fuego, aparentemente imposibilitando el acceso a sus datos.
Tampoco está confirmado, hasta el momento, por dónde se habrían retirado los agresores en el caso de El Doradillo y de Playa Paraná, o bien si se hallaron rastros de neumáticos de los vehículos en los que los agresores se habrían retirado de la escena, tanto utilizando un medio terrestre como, en su defecto, acuático; uno de los datos a los que tuvo acceso este medio es que una lancha, propiedad de uno de los familiares de los detenidos, fue “higienizada” en los últimos días.
En otro orden, todavía se encuentran analizando las extensas manchas hemáticas halladas en el domicilio de Hansen al 400, donde falleció Cerrudo, para determinar a quién pertenecen.

Investigar “de arriba para abajo”

Días atrás, en conferencia de prensa, el procurador General de Chubut, Jorge Miquelarena, advirtió que, en virtud de la resonante causa y los pocos resultados obtenidos hasta el momento, el objetivo sería comenzar a investigar “de arriba para abajo” y no viceversa, agregando que “hay que empezar a investigar al narcotráfico desde el lavado de dinero”, acaso una premisa básica teniendo en cuenta que tanto el narcomenudeo como las redes de narcotráfico y el lavado de activos constituyen una simbiosis necesaria para poder funcionar en las sombras y por delante de las narices de la sociedad.
Sin embargo, días más tarde, el ministro de Gobierno de Chubut, Federico Massoni, dio cuenta de la problemática del narcomenudeo y arrojó, en declaraciones a LU20, que se trataría de “pequeños proveedores” que comercializaban la droga a grupos de skaters en las inmediaciones del playón lindante con el Monumento a la Mujer Galesa, en plena zona turística de Puerto Madryn.
Allí fue detenido Nicolás Cerrudo por efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) hace aproximadamente un mes, junto a otro joven; ambos tenían en su poder “porros” y también marihuana compactada en forma de “caldos”, lista para ser comercializada.
Fueron imputados por infracción a la Ley de Estupefacientes por el Juzgado Federal de Rawson, y puestos en libertad.
Lo que verdaderamente llama la atención es que un grupo de jóvenes que se dedicaran al narcomenudeo y a una venta acaso “minorista” de marihuana, al menos parte de ellos, hubieran sido capaces de cometer los brutales crímenes de los que se acusa a los ahora seis detenidos.

Investigar “de abajo hacia arriba”

Massoni expuso que “el 95 o 97 por ciento de las causas de investigación de drogas las lleva adelante la Policía de la provincia del Chubut; en vez de rendirle a la Justicia ordinaria, trabaja en forma conjunta con el fiscal federal y con la Justicia Federal”, agregando que “dentro de las investigaciones que quiere la Justicia Federal, en las cuales estamos en desacuerdo no por el fin que se persigue sino por el perjuicio que genera en el medio, es buscar a los grandes proveedores de estupefacientes”.
Sobre esto último, explicó “cómo se llega el gran proveedor de estupefacientes”, agregando que “fundamentalmente, realizando las observaciones de aquellos que hacen una comercialización chica, que es para el consumo diario, que lo hacen en lugares públicos, y una vez que se detecta eso, lo que se busca es quién le provee a este, quién le provee al que le provee a este, y así hasta llegar a aquellas personas que son las que traen volúmenes importantes de lo que es estupefacientes a la provincia”. Es decir, investigar ‘de abajo hacia arriba’.

La madre de López apuntó a Cerrudo

En las redes sociales, la madre de Héctor Nehemías López, el primer joven hallado, se despachó contra las autoridades provinciales a las que acusó de no investigar a fondo y advirtió que la causa es “la punta del ovillo”, a la vez que responsabilizó a Nicolás Cerrudo como partícipe del homicidio, al menos del de su hijo: “Una batalla ganada, autores materiales al horno, incluyendo a Cerrudo, que no descansa ni descansará en paz por haber sido uno de los asesinos de mi hijo. Ahora a seguir, a ganar la guerra, sigue la cacería del mal. Gracias a todos, seguimos luchando y todos somos el ejército, gracias infinitas, se va deshilachando la red”, señaló.

Interna entre Fiscalía y Policía por la filtración de las fotos

Durante la última conferencia de prensa, la fiscal Salazar apuntó a los medios por la difusión de fotos de los cadáveres de López y Lomeña, las cuales sin embargo fueron publicadas en redes sociales; no obstante, anticipó que ya había una investigación en curso para determinar la filtración de las imágenes: “Se va a determinar quién es el responsable de haber tomado estas capturas fotográficas y difundirlas, precisamente, a través de medios que se hacen masivos y que no respetan la privacidad de la familia. Además, hubo un drone, el cual no podía sobrevolar la zona para evitar que circulen fotos sin respeto por la familia”, señaló.
Al día siguiente, trascendió por un empleado de la Fiscalía que “integrantes de Policía del Chubut filtraron la foto al periodismo antes que informarle a la fiscal del caso, a quien le avisaron después de publicado el tweet”, aunque en relación a la fotografía de la última detención, agregando que “diez minutos tardó la Policía en difundir la foto de la detención”, lo cual encendió la interna entre el Ministerio Público Fiscal y la Policía provincial, sin que hasta el momento pudiera determinarse quién o quiénes viralizaron las fotos de los cruentos hallazgos en El Doradillo y Playa Paraná, además del joven ahorcado y la carta dejada a su familia.

Municipalidad de Puerto Madryn