Por Javier Arias
javierarias@eldigito.com

Si aún le han quedado fuerzas, querido lector, luego de tanto festejo y comidas livianas para nuestras latitudes como lechón, peceto adobado y ensaladas de papas, bien regado con diferentes cepajes de vino, sidra y champagne, aquí estoy nuevamente, con toda la intención de colaborar en esta magna tarea de entretener a la prole en estos días previos a que arranque la bendita colonia de vacaciones.
Y qué mejor que poder reunir a la familia al calor de las palabras y contarles anécdotas, datos interesantes y curiosidades, las cuales además de hacerles pasar gratos y amenos momentos les dejarán importantísima información para acrecentar aún más el bagaje cultural de nuestros niños, a fin de prepararlos para este mundo competitivo y feroz.
Datos tan importantes como que el riesgo de que nos golpee en medio de la mollera un meteorito es de una vez cada 9.300 años. Dato importante para aquel que viva unos 9.301 años, que es cuando deberemos esconder la cabeza, o por lo menos agacharnos a tiempo. Casi tan probable es que nos caiga un rayo justo encima, esa probabilidad es de una entre tres millones.
Lo que sí es interesante es la capacidad de ciertos perros que se utilizan para acompañar a los chicos con problemas, como el descubrimiento que algunos de ellos pueden oler la presencia del autismo en los niños. No es el caso de mi perro, que lo único que huele es la entrepierna de mis visitas, actitud, que valga la aclaración, no es muy bien recibida. O la de los perros “avisa-ataques”, que pueden alertar a sus dueños hasta una hora antes del inicio de un ataque epiléptico. Mi perro no es capaz de avisarme ni que afuera llueve.
¿Sabe usted, atento lector, según un portentoso estudio estadístico cuál es el medio de transporte más seguro que existe? El ascensor.
¿Y cuánto puede alcanzar el salto de una pulga de gato? Una altura final de casi 34 centímetros, no quisiera imagina lo que puede hacer una pulga de canguro. Afortunadamente, como se sabe, los elefantes no pueden saltar, no sé así sus pulgas.
Pero si hablamos de distancias, un dato sumamente interesante es que cuando lleguemos a los 85 años de edad habremos caminado un promedio de 160.930 kilómetros. Y eso sin contar las veces que nos levantamos a darle un vaso de agua a nuestros hijos en medio de la película que alquilamos para cuando ellos duerman.
Debemos saber también que los huesos humanos dejan de crecer a la edad aproximada de 21 años. Así que si usted es de esos que dice que no es gordo, sino de huesos grandes, vaya midiendo las proporciones, porque si viene afirmando esa sentencia y la cintura sigue aumentando se le van a ir todas las teorías al tacho, más para estas épocas, que sobró tanto turrón de las fiestas.
Ciertos científicos han descubierto que existen organismos capaces de sobrevivir en temperaturas de hasta 133ºC. Y eso que no entraron en el estudio ciertos especimenes de la farándula argentina conocidos como los “mediáticos” que se quemaron con mucho más grados que 133ºC y siguen vivitos y coleando, algunos más coleando que vivitos, para decir la verdad.
Con esta, fiel lector, completamos la tercera y última entrega de los fascículos coleccionables de pequeños datos y curiosidades para entretener a la prole en los días previos al inicio de la colonia de vacaciones. Espero que haya sido de utilidad, logrando complementar a la dosis diaria de televisión y demás aparatejos electrónicos y que la salud de los padres haya sido preservada para el siguiente lapso obligado de cooperativismo filial.
Será entonces hasta el próximo sábado que nos encontraremos en este sano y familiar espacio que hemos dado en llamar, “historias curiosas para contar en días de lluvia”.

Nota del autor: Información recogida de la página http://www.ociojoven.com/