Por Trivia Demir

Y la Navidad trajo más lamentos y contriciones, y la última semana del año, más arrepentidos. De hecho, el fiscal federal Carlos Stornelli confirmó hace horas que hay nuevos arrepentidos en la causa de los cuadernos de las coimas. En una entrevista radial, el representante del Ministerio Público dijo que no podía revelar la identidad de las personas que se ofrecieron a colaborar con la investigación y evitó dar precisiones sobre el contenido de las declaraciones. “Sí, hay más arrepentidos. Todavía no se conocen”, aseguró Stornelli, que se mostró muy cauto.
Consultado sobre la relevancia de los testimonios para la causa, el fiscal respondió: “Todo lo que sume y ayude a confirmar lo que se creía es importante. Con la gente que se ha acercado a colaborar se generó un círculo virtuoso de comprender lo importante que era hacer un aporte”.
Respecto de la posibilidad de encontrar y recuperar el “dinero robado”, Stornelli dijo que hay muchos fondos detectados en propiedades. “Hay mucho detectado. Alguno generó la falsa fantasía de la cueva o del cofre del tesoro que debería estar y no estaba, festejan que los pozos estaban vacíos… La verdad que hay mucho detectado. Si aparecen más cosas es mejor, pero alguien instaló el mito de la cueva con los lingotes”, señaló.
Stornelli y Carlos Rívolo son los fiscales que están al frente de la investigación por los cuadernos de las coimas, que instruye el juez federal Claudio Bonadio.

Los procesamientos

La Sala I de la Cámara Federal confirmó la semana pasada los procesamientos de Cristina Kirchner, acusada como jefa de la asociación ilícita en este expediente, y de Julio De Vido , Roberto Baratta , Nelson Lazarte, Rafael Llorens, José María Olazagasti, Oscar Centeno y José López.
Los camaristas les rebajaron a casi todos los empresarios el delito del que se los acusa. Hubo dos excepciones: Carlos Wagner, ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, y Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería, que fueron procesados como integrantes de la banda delictiva. Al resto de los empresarios se los acusa ahora del delito de cohecho.

¿El último `arrepentido´ del año?

En algunos temas a veces es más importante ser el último que el primero, reflexionaba un marido con experiencia. A nivel judicial cada nuevo testimonio va completando parte del enorme rompecabezas que ha venido siendo un verdadero entramado de corrupción público-privada que se ha expandido a nivel nacional de manera exponencial y que este año explotó como nunca. Esta semana la causa de los cuadernos de las coimas sumó un nuevo arrepentido, el exfuncionario kirchnerista Juan Manuel Campillo, quien aportó información “fundamental” para reconstruir el mecanismo de lavado de dinero proveniente de la corrupción, según deslizaron fuentes judiciales.
En paralelo, el fiscal Carlos Stornelli pidió nuevamente el secreto de sumario de la causa y avanza sobre pistas firmes. Todo indica que la investigación se concentrará en los movimientos que se efectuaron para mover en el exterior los fondos provenientes de la corrupción.
Ahora, el juez Claudio Bonadio debe decidir si homologa el acuerdo con Campillo que negoció Stornelli. Esta novedad sacudió los pasillos de Comodoro Py, que suelen ser tranquilos en la última semana del año, que no es el caso.

Otra pata de la red

Juan Manuel Campillo fue detenido hace poco más de un mes, sospechado de integrar el esquema de venta de propiedades y bienes de Daniel Muñoz en el exterior. Lo detuvieron junto su sobrino, Gastón Campillo, al ser ambos señalados por la arrepentida Elizabeth Ortiz Municoy como quienes viajaron a Estados Unidos a realizar la venta de los bienes.
Campillo fue uno de los hombres que tuvo la confianza de Néstor Kirchner, a tal punto que estuvo a cargo de las cuentas provinciales durante más de una década, en el cargo de ministro de Hacienda. En el 2009, Campillo fue designado por Kirchner al frente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), el organismo que reparte compensaciones al agro.
A mediados de este año estuvo envuelto en un puñado de controversias, tras conocerse que los hijos de su expareja, el diseñador Carlos Di Doménico, lo culparon por el fallecimiento de su padre. Campillo ya era investigado por presunto lavado de dinero en una causa instruida por el juez Julián Ercolini y el fiscal Jorge Di Lello. En aquella causa, una testigo que había trabajado para la pareja en un negocio de indumentaria, señaló que Campillo y Di Doménico lavaban dinero de la política y lo blanqueaban a través de la venta de vestidos italianos en Punta del Este y en Buenos Aires. La declaración de Campillo como imputado colaborador en la investigación de los cuadernos de las coimas ayuda a sumar datos sobre el destino de los fondos provenientes de la corrupción y su salida del país.

Más llamados a indagatoria

El aporte del exfuncionario no fue el único movimiento de la causa que cerrará el año con algunos más intranquilos que otros. También siguieron las indagatorias a otros exfuncionarios implicados en la investigación de los cuadernos: por ejemplo, fue llevado a declarar nuevamente el exsecretario de Obras Públicas, José López. Según trascendió del tribunal, no aportó datos nuevos significativos. López fue quien, a través de su declaración como imputado colaborador, comprometió a la expresidenta Cristina Kirchner, al indicar que el dinero que arrojó en un convento le fue entregado por Fabián Gutiérrez, el ex secretario de Cristina. Cuando Bonadio procesó a la expresidenta, la declaración de López fue uno de los elementos que señaló como prueba.
También el extitular del Órgano de Control de Concesiones Viales (occovi) Claudio Uberti, debió presentarse este miércoles ante Bonadio para ampliar su indagatoria. Uberti se presentó con su abogado Guillermo Armani, y optó por no declarar. A partir de la declaración de Uberti como arrepentido, en agosto, se puso la lupa sobre el pago de sobornos para la renovación de contratos de concesiones viales. Fueron citados a declarar empresarios del rubro como Eduardo Eurnekian, Franco y Gianfranco Macri -padre y hermano del Presidente- y el actual presidente de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez.
Mientras que ayer, en una ampliación de su indagatoria, el financista Ernesto Clarens confesó que recaudó sobornos entre empresarios de la construcción y de los peajes para la campaña presidencial del 2015 del Frente para la Victoria, que llevó la fórmula Daniel Scioli- Carlos Zannini.
“El dinero recibido entre el 2001 y el 2015 fue entregado a José López”, precisó Clarens y agregó que el ex secretario de Obras Públicas le refería que todo el dinero iba ser dado, finalmente, al secretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz, quien se conoció que invirtió 70 millones de dólares en el exterior.
Cabe recordar que se trata de la primera vez que en sus tres ampliaciones de declaraciones indagatorias, Clarens habla sobre la campaña del 2015 que diseñó Cristina Kirchner. Antes, había revelado el pago de plata negra para el Plan “Sueños Compartidos” de las Madres de Plaza de Mayo y de fondos para las actividades de la agrupación K “Justicia Legítima”, aunque no para sus miembros.
La cámara federal confirmó la semana pasada el procesamiento de Clarens, el ex dueño de la financiera Invernes, entre otras, por sobornos y miembro de una asociación ilícita, pero quedó libre por haber aceptado ser arrepentido y haber entregado información que permitió el avance de la causa de los cuadernos de las coimas.
“Se trataba de aportes para la política, aunque en algunos casos existen sumas de dinero que llaman la atención por su número, que no es redondo, que podría devenir de pagos efectuados por la dirección Nacional de Vialidad a empresarios, siendo que posteriormente éstos entregaban un porcentaje como aporte, tal como pareciera advertirse en el caso de Panedile, por ejemplo”, agregó en su última declaración del 18 de diciembre, según fuentes calificadas.

Qué pasará en la feria

Durante la feria judicial, Bonadio estará de turno. El juez debe definir la situación procesal de una cantidad de imputados, algunos de ellos, detenidos. Un ejemplo es el caso de Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz, quien está detenida desde mediados de octubre con prisión preventiva. También se espera una definición sobre la situación procesal de Elizabeth Ortiz Municoy, Sergio Todisco, Carlos Temístocles Cortéz, Carlos Gellert, Campillo y su sobrino Gastón Campillo, entre otros, quienes son considerados parte de las maniobras de lavado y expatriación del dinero de Daniel Muñoz.

Una cruzada complicada

Mientras el propio FMI `apura´ a Macri pidiendo más celeridad en el accionar de la justicia respecto a la red de ilícitos judicializados que marcaron el año 2018, los jueces aguantan el embate mediático y las internas judiciales. Para Canicoba Corral, “A Bonadio lo están presionando en la causa de los cuadernos”. Según este juez federal que tiene un enorme desafío también en sus espaldas, “Bonadio está siendo presionado de alguna manera por los que quieran preso a tal o cual”. Y señaló: “La prisión preventiva debe ser una cuestión muy excepcional”, diferenciándose así de Bonadio respecto de las detenciones que su colega resolvió en el caso de los cuadernos tanto con ex funcionarios como con empresarios.
Canicoba Corral también habló en su momento públicamente sobre su situación como juez federal y dijo: “No tengo temor a que pidan mi apartamiento”, al tiempo que aseguró que “hoy en Comodoro Py vivimos un River-Boca: la mitad de la tribuna te aplaude y la otra te putea”, sentenció en relación al proceso público que no se desentiende para nada de la acción judicial, simplemente porque a las investigaciones de corrupción las enmarca nada menos que el padecimiento del pueblo. Y como decía Víctor Hugo “Si tenéis la fuerza, nos queda el derecho”

Fuentes: Poder Ciudadano, LN, NA, PJN, propias