Los empleados del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) de la ciudad recibieron una buena noticia en los últimos días, y es la renovación de los contratos de los nueve trabajadores cuyos puestos se veían amenazados, ante la falta de información oficial respecto de su continuidad dentro del organismo.
Del total de 25 trabajadores que este último tiene en la ciudad del Golfo, los nueve sobre los que rondaba la incertidumbre sobre su futuro laboral, cumplían tareas principalmente en desarrollos urbanísticos como el Programa de Mejoramiento de Barrios (Pro.Me.Ba.), con un contacto y un vínculo directos con los ciudadanos que residen en varias de las zonas más vulnerables de Puerto Madryn.
En este sentido, desde la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) confirmaron que los contratos de dichos empleados fueron renovados por el término de seis meses, una noticia positiva aunque no definitiva, teniendo en cuenta que cumplido dicho plazo, la situación volvería a ser la misma; para ello, ya se encuentran en diálogo con autoridades del organismo provincial, del cual dependen los trabajadores, de cara a gestionar en “pase a planta” de los mismos.

Negociarán los pases a planta

Asimismo, trascendió por parte del secretario general de ATE en la ciudad del Golfo, Roberto Cabeda, que ya fue abonada una parte de los salarios que se les adeudaba a los empleados, al tiempo que ahora buscarán, antes de que culminen los seis meses, negociar el eventual pase a planta de los mismos, teniendo en cuenta que, como anteriormente mencionaron desde dicho gremio, cumplen un “rol social” importante dentro de la comunidad.
Hasta entonces, los trabajadores se desempeñaban bajo la modalidad de “contratados”, lo cual continuaría hasta fines del mes de junio, y si bien no se trata de una solución definitiva, desde ATE ven con buenos ojos que se haya avanzado en mantener las fuentes de trabajo.

Hoy se reunirán ATE y ANAC

Por otro lado, el gremio de los estatales confirmó que se levantaron las medidas sindicales en el marco del conflicto con los siete empleados del aeropuerto de Puerto Madryn “El Tehuelche”, que serían eventualmente reemplazados por personal de la Policía Federal Argentina (PFA); ello responde a que hubo avances en el diálogo con las autoridades de la Asociación Nacional de Aviación Civil (ANAC) y que habría una reunión esta semana en la que se buscará preservar las fuentes laborales.
La misma situación se vivió en la provincia de Catamarca, donde siete bomberos, al igual que ocurre en Madryn, vieron sus fuentes de trabajo amenazadas luego de que trascendiera, no de manera oficial pero sí por funcionarios, que serían reemplazados por personal de la fuerza federal.

“No podemos retroceder en el tiempo”

En este orden, desde el sindicato que nuclea a los trabajadores de ANAC en la ciudad del Golfo informaron que “han sido suspendidas momentáneamente las medidas gremiales que habían sido definidas en los aeropuertos de Catamarca y Puerto Madryn, dado que se ha constituido un ámbito de diálogo con la ANAC y una reunión para el próximo viernes 28 de diciembre”.
A su vez, indicaron que “el motivo de estas acciones estaba generado en el intento de la ANAC de ceder funciones operativas en los servicios de extinción de incendio de estos aeropuertos, a fuerzas de seguridad que no tienen la formación ni la experiencia necesaria para realizar tareas muy sensibles para la seguridad operacional de las operaciones aéreas”, agregando que “no vamos a acompañar situaciones que ponen en riesgo dicha seguridad, en contramano de la normativa vigente y de una visión de la aviación civil con trabajadores civiles y estatales, profesionales y reconocidos; no podemos retroceder en el tiempo y manejar la aviación civil con el verticalismo militar sin tener en cuenta las capacidades profesionales”.
A ello, sumaron que “la ANAC debe invertir en los servicios auxiliares para la navegación aérea que, por ley, son su responsabilidad”.

Municipalidad de Puerto Madryn