Durante el fin de semana, una vecina de Puerto Madryn denunció que fue estafada por un hombre que aparentemente se hizo pasar por un “camionero” que traía distintos elementos, entre ellos electrodomésticos y productos de consumo masivo, al cual debía realizarle un “depósito” para luego financiar los mismos en cuotas.
El sujeto le ofreció inicialmente una heladera valuada en 60 mil pesos y, como no contaba con el dinero en efectivo, le hizo entrega de 10 mil pesos y 500 dólares, luego de lo cual se trasladó con el individuo a un conocido supermercado ubicado en la intersección de Piedrabuena y avenida Gales, donde el mismo le dijo que retiraría el electrodoméstico del depósito, aclarándole que no se trataba de elementos “robados”, sino que “las traían para la venta”, según la denuncia radicada en comisaría y que luego fue girada al Ministerio Público Fiscal.
Sin embargo, el hombre, que había dejado su auto en el domicilio de la mujer y que se trasladó con ella hacia el comercio, desapareció y, no solo no regresó con los elementos “comprados”, sino que huyó con el botín de casi 30 mil pesos.
El caso encendió las alarmas en lo referido a las compras informales, no solamente en las redes sociales, sino también a partir de este tipo de metodologías, en los que los objetos suelen ser de dudosa procedencia, generando el riesgo de estafas como la sufrida por la ciudadana.

Una “promoción” dudosa

El hecho tuvo lugar el fin de semana y la damnificada, de apellido Zapata Alcoser, de 27 años, relató con lujo de detalles la metodología que utilizó el sujeto que le ofreció distintos elementos, presuntamente malhabidos, y que habría actuado con un cómplice.
Según fuentes policiales, la vecina relató que, en momentos en los que se encontraba dentro de su vivienda, “donde hace unas semanas puse una despensa, vino un ciudadano que se hacía llamar Mario, quien se presentó en el local y me manifestó que tenía una promoción donde estaba vendiendo una heladera vertical de dos puertas de cristales”, agregando que “asimismo, tenía unas cosas más en venta como celulares, cajas de cervezas, vinos, etcétera”.

Tenía fotos de los objetos en el celular

La primera sospecha para la mujer estafada fue que “todos estos elementos me lo mostraba desde su celular, donde observé una fotografía de una casa donde tenían los objetos”, según precisó, sumando a ello que “luego de hacerme la oferta, me explicó que tenía que hacer un deposito y me entregaban la heladera, y luego terminaba de pagar en cuotas el resto, siendo el valor de la Heladera era de 60 mil pesos”.
Sin embargo, según la denuncia que radicó en la Fiscalía, “como no llegaba a la mitad (del dinero requerido), me dijo que le entregue lo que tenía y que me daba todo, la heladera y el resto de la mercadería, pero que tenía que hacer una entrega ‘sí o sí’; entonces, acordamos que le iba hacer una entrega de 10 mil pesos en efectivo y 500 dólares, siendo los diez mil pesos todos billetes de cien y los 500 dólares eran todos de cien”.

Iba a “depositar” el dinero en la caja del súper

Acto seguido, “nos fuimos al supermercado Carrefour, y antes de esto, el señor nos pidió que lo llevemos y que él dejaba su vehículo estacionado frente a mi casa para que no desconfiara, siendo este vehículo marca Chevrolet Agile color blanco con vidrios semi polarizados; entonces, se subió en mi auto Renault Logan y nos dirigimos al supermercado junto a mi marido, mis hijos y mi madre”, continuó relatando la damnificada, añadiendo que, una vez en el comercio, “ingresamos por la calle Piedrabuena, cruzamos el estacionamiento y pasamos por el otro ingreso quedándonos estacionados en la calle de ripio, paralela a la avenida 20 de Junio, donde le entregué el dinero y él ingreso a la zona de caja para hacer el depósito”.

“Dijo que las cosas no eran robadas”

Como el sujeto no salía, “fui detrás de él y lo encontré cruzando las cajas que se encuentran a lo último de la fila, este me ignoró y salió por donde nos encontrábamos estacionados; ahí me subí al auto y le dije a mi marido que lo siguiera, entonces lo seguimos hasta la parte posterior, donde se encuentra el depósito de Carrefour, y esta persona nos dijo que lo esperáramos, que su jefe iba a traer la heladera y que me iba a entregar el recibo, pidiéndome mi nombre completo”, detalló la vecina de 27 años.
También, “dijo que él era camionero y que las cosas ‘no eran robadas’, sino que las traían para la venta; luego, se fue del lugar y no regresó”.

Se ausentó con el dinero y lo denunció

Ante la ausencia del sujeto con el dinero de la mujer, ésta volvió para su casa y vio que “el vehículo del hombre ya no estaba, por lo que le pregunté a la verdulera que está al lado de mi casa, y me dijo que había otro hombre que estaba en el interior del vehículo y que se había retirado del lugar”.
Tras radicar la denuncia en un destacamento policial, informaron al fiscal de turno, Ismael Cerda, “quien dispuso que se dé intervención al personal de la División Policial de Investigaciones, para realizar las diligencias de recorrido fotográfico e investigativas”, al tiempo que no se logró identificar al sujeto ni saber si el mismo y su presunto cómplice residen en Puerto Madryn.

Municipalidad de Puerto Madryn