Cada paso que da Diego Armando Maradona es noticia y su internación ayer a la tarde en una clínica de Olivos generó cierta alarma, en momentos en que se esperaba su inminente viaje a México para reasumir la conducción técnica de Dorados de Sinaloa. Pero se trató de una internación para hacerse un chequeo y los médicos le detectaron un sangrado estomacal, por lo que decidieron tenerlo un rato más de lo previsto para evaluar exhaustivamente el cuadro y realizarle una endoscopía. ¿Cuál es el problema que ahora tiene Diego? El segundo bypass gástrico que le hicieron en Colombia se abrió un poquito y por eso se produjo un sangrado estomacal, pero nada de gravedad, aunque en los próximos días le realizarán una cirugía para solucionarlo. Por eso poco después de la 19 el ex futbolista se retiró del centro asistencial a bordo de una camioneta oscura.
Maradona acudió a la clínica para un chequeo ya que el domingo pensaba viajar a México para continuar su tarea como entrenador en el Dorados de Sinaloa, club que le pidió que presentara los resultados como condición para la nueva etapa al frente del plantel. Si bien no se dio a conocer ningún parte médico, una hora y media después de abandonar la clínica Diego habló por radio La Red, donde refutó a los que le agregaron dramatismo a su internación con dos frases. La primera: “Los boludos son como las hormigas, están en todas las partes del mundo”. Y la segunda: “Entré a la clínica con 58 años y salí con 50, no pasó nada, a los estúpidos de siempre les digo que estoy perfecto”. Y agradeció “a toda la gente que se portó diez mil puntos conmigo”, en relación al personal de la clínica. Pero también Diego fue consultados sobre temas futbolísticos y sus deseos para 2019. Tras asegurar que “voy por la revancha con Dorados”, Maradona advirtió que “estoy hablando permanentemente con el presidente” del club. Y advirtió que “caigo en cualquier momento”, para hacerse cargo otra vez del equipo. “Vamos a tener un cuerpo técnico Maradoneano. Islas tiene vuelo propio, no necesita de Maradona”, dijo sobre el cambio de ayudante de campo.
Palos a Tapia y Macri Diego aprovechó para pedirle a Daniel Angelici y Rodolfo D ‘Onofrio, presidente de Boca y River, “que tomen el mando” de la AFA, tras lo cual expresó: “No quiero hablar más de Tapia, que siga haciendo todas las cagadas que está haciendo”. También criticó que la final River – Boca por la Libertadores se haya jugado en España: “Me duele a arreglo. ¿Como un gallego va a entender la pasión de un Boca-River? Me parece terrible que hayan ido a jugar a España, esto sí mata la pasión del fútbol. Pero claro, como hay cometas, rumores que se comentan, me duele”. Además bancó la llegada de Gustavo Alfaro como técnico de Boca: “Me parece bárbaro, es lo máximo que tiene el fútbol argentino para Boca. Le deseo toda la suerte del mundo”. Su deseo para el futuro fue: “Lo único que le pido a Dios es que se vaya Macri y que la gente coma”. Y a Lionel Messi le declaró todo su cariño: “Lo quiero con todo mi corazón”, dijo y desafió a quienes quieran hacerlo pelear con el astro de Barcelona a “que la sigan chupando”.

Fuente: Diario Popular