En nuestro país no existe ningún tipo de regulación publicitaria con el foco en la alimentación de los más chicos. A esto hay que sumarle que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad existen alrededor de 41 millones de niños y niñas menores de cinco años con sobrepeso, de los cuales más del 80% viven en países en desarrollo. En la Argentina, el sobrepeso en adolescentes de 13 a 15 años aumentó del 24,5% al 28,6% entre 2007 y 2012.
Un reciente estudio de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) Argentina alertó sobre el crecimiento de la obesidad infantil en nuestro país y el impacto que tiene en los chicos la publicidad de alimentos no saludables.
En este estudio, se determinó que el 85% de los alimentos publicitados tienen bajo valor nutritivo, de acuerdo a los criterios del sistema de perfil de nutrientes diseñado por la Oficina Regional de Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A su vez, se detectó que uno de cada tres publicidades utiliza regalos o premios para incentivar la compra mientras que uno de cada cuatro utiliza personajes o famosos para captar la atención de los niños e influir en sus patrones de consumo.
Con el fin de proteger a los menores de la exposición a anuncios en radio, TV e internet, cuando no tienen la capacidad de discernir sobre sus hábitos de vida, las grandes empresas alimenticias argentinas acordaron un plan a cinco años para promover alimentos saludables, bajos en sodio y azúcares.
En el marco de los compromisos asumidos por la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) en la promoción de hábitos de vida saludables, la Industria de Alimentos y Bebidas presentó su compromiso de autorregulación de la publicidad dirigida a niños menores de 12 años.
Esta medida toma como referencia los estándares internacionales adoptados en el Pledge de la Unión Europea e internalizados a nivel nacional con las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA). Estos criterios, entre otros, determinarán si los productos podrán o no ser publicitados en televisión, radio y medios gráficos.
Según la nueva normativa, aquellas empresas que adhirieron se someterán a una auditoría externa anual que realizará un monitoreo para reportar el grado de cumplimiento de las empresas signatarias del compromiso.

Presentación oficial

La iniciativa se lanzó oficialmente en presencia de altos ejecutivos de las principales empresas alimenticias, y en representación del Gobierno asistieron Luis Miguel Etchevehere, secretario de Gobierno de Agroindustria, y Mercedes Nimo, directora nacional de Alimentos y Bebidas. Acompañaron el lanzamiento Philip Pérez, presidente de la Cámara Argentina de Anunciantes, y Will Gilroy, director de Comunicaciones de la World Federation of Advertisers.
Cabe aclarar que la industria de alimentos y bebidas de la República Argentina representa el 26% del PBI industrial y el 29% de los puestos de trabajo manufactureros, que suman más de 376.000 personas. En tanto que las exportaciones argentinas de la industria de alimentos y bebidas equivalen al 42% de las ventas al exterior del país y están representadas todas las economías regionales.

Compromiso empresarial

Durante el evento, Philip Pérez, presidente de la Cámara Argentina de Anunciantes, destacó: “Compromisos similares ya se aplican en 54 países repartidos en los 5 continentes; esto nos demuestra que el sistema ha demostrado su confiabilidad”.
Will Gilroy, director de Comunicaciones de la World Federation of Advertisers, indicó que “uno de los elementos clave para que estas iniciativas sean exitosas es la capacidad de conseguir que participen operadores locales importantes; por eso, la propuesta argentina se destaca por incluir a grandes empresas nacionales”.
Esta autorregulación que surgió en el ámbito de COPAL espera transformarse en una iniciativa que trascienda el ámbito institucional para convertirse en una acción y que nuevas empresas se sumen a la iniciativa en pos de una mejora en la educación nutricional.