COMODORO RIVADAVIA – Dos mujeres fueron heridas con armas de fuego en distintas circunstancias y en diferentes lugares. Una de ellas, cocinaba en su vivienda de la calle Quichuas al 900 del barrio Ceferino Namuncurá cuando sintió repentinamente un calambre en el brazo. La asistió su marido, pensando que se había cortado, pero de repente observaron ambos como le comenzaba a correr sangre por el pequeño orificio que le había quedado. Se trataba de un disparo y el plomo había ingresado por la ventana de la cocina que estaba abierta. Por la trayectoria del disparo, la víctima cree que fue realizado desde el patio trasero de la vivienda, en medio de un tiroteo “habitual” en el lugar. El disparo podría haber herido a alguno de sus hijos que estaba en la cocina en donde ella estaba horneaba pizzas. La Policía aún no identificó al autor de los disparos. A la misma hora en otra vivienda, pero de la calle San Martín al 3400, Raquel fue herida con arma de fuego en la cadera también mientras se encontraba en el interior de su casa. Según informó la Policía de la Seccional Séptima, su marido había mantenido minutos antes un entredicho con otro hombre que compraba en el kiosco “El Cata”. El marido de la mujer había ido a comprar con su hija, por lo que luego del desafío le dijo al otro que dejaría a su hija en la casa y que retornaría para arreglar las diferencias. En esos momentos, una moto pasó por frente de la vivienda de la familia y un joven que iba en ella efectuó un disparo que le dio en el extremo inferior del lado izquierdo de la zona abdominal de la mujer, que debió ser trasladada al Hospital Regional.