La inflación ha sido uno de los mayores problemas económicos a los que el Gobierno Nacional tuvo que enfrentar en el transcurso del año. Igualmente, según las previsiones de consultoras privadas el aumento de los precios consolidaría en diciembre la tendencia a la baja que se iniciara tras el pico de septiembre, cuando tocó un 6,5% luego de la fuerte devaluación de agosto. Puntualmente, distintas consultoras económicas coinciden en que el índice se ubicó en niveles cercanos al 2,5% con lo que el acumulado anual estaría levemente por debajo del 48%.
Pese a que hay pequeñas diferencias entre las entidades que se pronunciaron en las últimas horas, todas coinciden en que la suba promedio de los precios al consumidor se ubicó por debajo del 3% en el cierre del año. Por ejemplo, Elpysis calculó que se ubicó apenas por debajo del 2,5%, mientras que el relevamiento de CyT Consultores arrojó un 2,6%. Otro de los que difundió su estimación en las últimas horas fue Eco Go, con un 2,5%. En tanto, Consumidores Libres midió 2,28% para el rubro alimentos, que representa más del 40% de la canasta total.
Desde mayo que no se verificaba un mes con una inflación inferior al 3%, si es que finalmente el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) confirma el dato de diciembre, dato que será divulgado recién el 15 de enero.

Factores determinantes de la desinflación

Entre los motivos que llevaron a una desaceleración de la inflación el último mes del 2018 se encuentra la estabilidad del dólar y del precio de las naftas, además no hubo aumento de servicios públicos y las ofertas para remontar las ventas de fin de año también incidieron.
En enero vuelven a aumentar algunos servicios públicos, como el transporte y el agua, además también ajustará la medicina prepaga. Y las vacaciones también generan remarcaciones, por lo que será difícil que el índice se ubique otra vez abajo del 3%
Pero la tendencia a la baja del IPC no será fácil de mantener. Aunque recién arrancó, enero luce complicado en materia de alza de precios. Este mes aumentará el transporte, también el agua (17%) y la medicina prepaga. Además, estacionalmente se presentan incrementos por las vacaciones, aunque en esta ocasión el efecto podría ser más suave por la recesión.

Indicadores que mira el Banco Central

Por su parte, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) manifestó su optimismo respecto a esta situación. Específicamente, en su informe del Comité de Política Monetaria (COPOM), indicó que «los indicadores de alta frecuencia indican que la tendencia al descenso de la inflación sigue en marcha», aunque sin mayores precisiones. Además, el COPOM indicó que “los indicadores de alta frecuencia indican que la tendencia al descenso de la inflación sigue en marcha”, aunque sin mayores precisiones
Resta ver hasta qué punto continúa el traspaso del aumento del dólar a lo largo de 2018 a los precios. Ese proceso fue significativo sobre todo en septiembre y octubre, pero aflojó bastante en noviembre y diciembre. Sin embargo, tanto el comercio minorista como empresas alimenticias y de consumo masivo precisan recuperar parte del margen de rentabilidad que perdieron el año pasado. Y tendrán presión para seguir aumentando.
También será importante seguir el comportamiento del tipo de cambio. El arranque del año fue volátil. Ayer el dólar arrancó con un ajuste significativo, pero a medida que arrancó la jornada se diluyó y terminó levemente por debajo del cierre del 2018. La divisa tuvo un recorrido muy parecido al de los mercados internacionales, que arrancaron muy para abajo pero luego remontaron.
La desaceleración de la inflación en diciembre no impidió, sin embargo, que el 2018 terminara con el nivel más alto desde 1991, superando incluso el 42% que se registró en 2002. Pero el aumento cercano al 47,5% se quedó corto en relación a la suba de la canasta básica, que se encareció más del 55% en 2018, con un fuerte impacto negativo sobre los niveles de pobreza.
Para 2019 se espera que en los primeros meses del año la inflación ronde el 3%, debido a que el Gobierno decidió concentrar los principales ajustes tarifarios en el arranque del año. La idea es que a partir de mitad de año ya no sean necesarios más aumentos para despejar el panorama electoral. La previsión es que la inflación del nuevo año se ubique entre 27,5% y 30%, pero mucho dependerá de los movimientos del dólar a lo largo del período.

Gobierno de Chubut