La orca «Kaya», del SeaWorld de Orlando, en Florida, murió este lunes pasado a los 30 años tras presentar este fin de semana complicaciones de salud, anunció la compañía de entretenimientos estadounidense.
«Si bien hoy es un día difícil para todos nosotros en el SeaWorld, Kaya inspiró a generaciones de visitantes y empleados a cuidar y aprender más acerca de esta increíble especie», señaló en un comunicado SeaWorld.

Las causas

Se desconocen todavía las causas de la muerte de esta orca hembra nacida en el año 1988, pero la compañía indicó que «Kaya» comenzó el sábado pasado a mostrar signos de salud preocupante.
Especialistas practicaron al cetáceo varios exámenes médicos, pero su salud empeoró el domingo pasado y falleció en la madrugada de hoy.
La causa de la muerte del animal se determinará una vez que se completen los exámenes postmortem, recogió el canal local WKMG.

Una vida de encierro

Kayla fue la primera orca en nacer en Sea World San Antonio en 1988, hija de Kenau y Orky. Cuatro años después, en 1991, fue trasladada a Sea World Ohio con una joven hembra llamada Katerina. Unos años más tarde se trasladó a Winnie. Después de algunos años actuaban juntas. Ambos fueron trasladados nuevamente a Sea World San Antonio, donde Kayla tuvo una estrecha relación con un macho joven llamado Keet, con quien tuvo a su primera cría; el 9 de octubre de 2005 dio a luz a su hija Halyn. Desafortunadamente, Kayla nunca había aprendido cómo cuidar de una hija y rechazo a Halyn y tuvo que ser criado por los entrenadores, aunque murió el 15 de junio de 2008.
En noviembre de 2006, se decidió enviar Kayla a SeaWorld de Orlando, para que aprendiera cómo cuidar de un hijo de las madres experimentadas. Allí, Kayla comenzó a agruparse con Katina, Trua, Nalani, Malia y Makaio y desde ese momento hasta el día de su muerte fue protagonista de los espectáculos en Orlando, realizando saltos mientras vocalizaba, jugar con pelotas o escupir agua para divertir a los espectadores.

Orcas separadas de su familia

Según el sitio de People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), organización de derechos de los animales más grande del mundo, tienen contabilizadoas 17 orcas que fueron separadas de sus familias dentro de la organización de Sea World, y Kayla era una de ellas.
Esto considerando que las orcas silvestres viven en manadas muy unidas, en grupos cercanos de hasta 30 individuos, quienes a menudo viajan juntos durante toda su vida, lo cual puede durar más de 100 años.
Las orcas hembras jóvenes aprenden a establecer vínculos y a cuidar de las crías observando a sus madres y a otras orcas con quienes viajan. En SeaWorld, según PETA, las orcas han sido separadas de sus madres con fines de reproducción y para obtener ganancias. Algunas orcas mamá en cautiverio han sido filmadas gritando de angustia cuando sus bebés son separados de ellas.

Gobierno de Chubut