La secretaria de Ciencia, Educación y Cultura de Puerto Madryn, Milagros Badaloni, puso en relieve los distintos dispositivos de acompañamiento y contención que, desde el Municipio, llevan adelante en el ámbito de la educación, tanto en las escuelas que se encuentra bajo la órbita del Estado local, como así también en los Centros de Primera Infancia y Centros de Desarrollo Infantil, donde muchas veces se presentan casos atravesados por situaciones de vulnerabilidad, y donde la prioridad es “trabajar con las familias en pos de la trayectoria educativa de los chicos”, según mencionó.
Al mismo tiempo, la funcionaria se refirió a las inscripciones a las escuelas municipales y los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), que en principio iniciarían en la segunda quincena de febrero, fecha a confirmar luego de que se coordinen los plazos con el Ministerio de Educación provincial.
“Cuando los chicos ingresan a los CPI, el equipo de Desarrollo Comunitario trabaja con esas familias, y generalmente les damos prioridad a quienes atraviesan una situación de mayor vulnerabilidad”, sostuvo Badaloni, agregando que “esto no sólo se refiere a lo económico, sino a otras situaciones familiares, por ejemplo que vivan sólo con uno de sus padres y el trabajo del otro quede cerca de ese jardín; entonces, le damos prioridad a ese chico, para que la familia pueda organizarse”.
Se trata de un nivel de acompañamiento que se extiende tanto a casos donde el personal docente y no docente detecte “alertas” de temas particulares, como así también a partir del seguimiento que se realiza sobre cada familia y sobre el desarrollo y la asistencia de los más chicos a las instituciones municipales.

Inscripciones en febrero

En relación a las inscripciones para el Ciclo 2019, Badaloni comentó que “tanto en el Nivel Inicial, que son los Centros de Desarrollo Infantil, como en las escuelas primarias y secundarias, el proceso de inscripción en el Municipio lo hacemos coincidir, para coordinar mejor, con las inscripciones provinciales; todavía el Ministerio de Educación no anunció la fecha exacta de inscripciones, donde lo más complejo tiene que ver con los jardines, generalmente, que están más demandados” y agregó que “estimamos que será después de la segunda quincena de febrero, que es cuando los docentes ya vuelven a presentarse en los colegios y cuando se empieza a desarrollar este tipo de tareas, que hace a lo administrativo”.
Sobre este punto, sostuvo que “no hay fecha exacta de inscripción, pero tanto para las escuelas municipales como así también, para las provinciales, coincide la fecha y el inicio sí está previsto para el día 6 de marzo, tanto en la instancia provincial como la municipal”.

De los 45 días a los cinco años

Consultada sobre la gestión de la demanda en jardines y CDI, que suelen tener una amplia demanda y tasa de inscripción, la Secretaria precisó que “a nivel municipal, tenemos ocho Centros de Primera Infancia, que dependen de la Secretaría de Desarrollo Comunitario, y cinco Centros de Desarrollo Infantil; los primeros cubren la demanda entre los primeros 45 días y los dos años, y los CDI, que dependen de mi Secretaría, cubren desde los tres a los cinco años”.
A ello, sumó que “respecto de la demanda, como el nivel municipal en Madryn tiene una mirada mucho más integradora del acompañamiento, no sólo en virtud de la trayectoria educativa sino, también, de la familia y el entorno que acompaña a ese chico, lo que se hace es trabajar en el fortalecimiento”.

Transitar la educación “fortalecidos”

Consecuentemente, explicó, “cuando los chicos ingresan a los CPI, el equipo de Desarrollo Comunitario trabaja con esas familias, y generalmente les damos prioridad a quienes atraviesan una situación de mayor vulnerabilidad”, aclarando que “esto no sólo se refiere a lo económico, sino a otras situaciones familiares, por ejemplo que vivan sólo con uno de sus padres y el trabajo del otro quede cerca de ese jardín; entonces, le damos prioridad a ese chico, para que la familia pueda organizarse”.
Además, mencionó que “si tienen más hermanos que asisten y la escuela está más cercana a algún jardín municipal, también se les da prioridad; es decir, se trabaja sobre algunos puntos que no tienen que ver estrictamente con lo económico, pero que hacen a la organización familiar y a la posibilidad de que ese chico transite su trayectoria educativa de la forma más natural y fortalecido”.

Mayor demanda en los CDI

En cuanto al seguimiento del entorno y la situación familiar de los ingresantes, Badaloni destacó: “Trabajan psicólogos, trabajadores sociales, y el mismo equipo no docente del jardín trabaja en conjunto con la directora y la docente de cada alumno, para que, ante cualquier signo de alarma, se pueda trabajar con la familia. También, tenemos los equipos técnicos del Ministerio de Educación provincial que nos acompañan, los de Supervisión. Hemos tenido muchísimas situaciones donde, ante una alerta, se convoca a los padres”.
Por otro lado, remarcó que “los chicos de los CPI tienen prioridad en el ingreso a los CDI; todavía no abrimos la inscripción de los Centros de Desarrollo Infantil, no obstante ya tenemos, en algunos casos, las salas cubiertas” y explicó que ello se debe a que “a fines de cada año se hace un relevamiento de todas las familias que asisten con sus hijos a los CPI, para que determinen quiénes van a seguir dentro de la educación municipal; lo que notamos es que cada año siguen dentro de dicho ámbito, y que eso se va repitiendo dentro de todos los niveles”.

Acompañar a las familias

En relación a esto último, la secretaria de Ciencia, Educación y Cultura puso en valor que “ya tenemos, después de 30 años de contar con los tres niveles, chicos que han ingresado en los CPI, que han egresado de la Escuela Municipal de Pesca y que hoy son padres de alumnos que ingresan nuevamente a los primeros años de formación” y resaltó “el matiz y la impronta de esa trayectoria, lo cual tiene que ver con lo municipal y lo social; no solo acompañamos a los chicos desde lo educativo, sino también desde Desarrollo Comunitario se trabaja en conjunto para acompañar a la familia, en caso de que lo necesite”.

Seguir de cerca los casos puntuales

Sobre las “señales de alerta” mencionadas, Badaloni explicó las distintas metodologías de acompañamiento y contención hacia chicos que atraviesan situaciones complejas en el contexto familiar: “Trabajamos sobre cualquier situación en particular que, por ejemplo, haga que el chico por algún motivo deje de asistir al jardín. Nos pasa muchas veces que, cuando uno va cotejando la trayectoria mes a mes de cada chico, en determinados momentos del año, del mes o de la semana, algunos faltan de forma sistemática. Por eso, el personal no docente también es sumamente importante, ya que tiene contacto en general con la familia, dado que es quien recibe a los chicos”.

Los docentes, mejor formados

En este contexto, comentó que “con Desarrollo Comunitario hemos trabajado bastante en todos estos años para poder generar herramientas, tanto en los Centros de Primera Infancia, es decir los antiguos ‘maternos’, como en los CDI; la verdad es que el Intendente está sumamente atento a la capacitación y el acompañamiento de los docentes, ya que las realidades cambian, los chicos van teniendo necesidades y herramientas de aprendizaje distintas; necesitan nuevas motivaciones, y es la responsabilidad del Estado brindarle al personal docente y no docente los mecanismos para poder hacer de la trayectoria educativa de un niño o niña, la mejor experiencia posible”, concluyendo que “la capacitación es un eje fundamental y la trabajamos en conjunto con Desarrollo Comunitario”.

Municipalidad de Puerto Madryn