Las cifras oficiales lanzadas en los últimos días manifestaron una fuerte preocupación respecto a la situación económica y laboral de todos los argentinos. No obstante ello, la realidad es más complicada para las mujeres en comparación con los hombres, ya que fueron quienes más sintieron el impacto negativo de la crisis económica que atraviesa nuestro país.
El cierre de empresas y la reducción de personal en varias entidades generadoras de empleo provocaron que miles de personas se queden sin trabajo. Igualmente, el impacto no fue el mismo para todos, ya que dos de cada tres desocupados son mujeres. Específicamente, la aceleración de la inflación erosionó los ingresos de una parte importante de la sociedad.
Otra de las claras señales de que el país atraviesa una situación adversa es que, según el Centro de Estudios del Trabajo y el Desarrollo (CETyD) de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), 240.000 personas salieron a buscar empleo. Y en esta estadística también se puede remarcar una clara diferencia en cuanto a cuestiones de género: del total, 200 mil fueron mujeres, mientras que los 40 mil restantes fueron hombres. La mitad de esas 240 mil personas consiguieron trabajo, a diferencia de la otra parte.
Debido a esto la desocupación aumentó del 8,3% al 9%, aunque el desempleo creció el doble entre las mujeres que entre los hombres: un punto porcentual contra 0,5 puntos, respectivamente. Por eso, respecto a un año atrás, hoy hay 72 mil nuevas desocupadas y 38 mil nuevos desocupados.

Brecha de género

Al respecto de esta situación, cabe aclarar que Argentina retrocedió casilleros en un ranking que mide la brecha de género. Puntualmente, se trata del Índice Global de la Brecha de Género 2018, que es elaborado desde 2006 por el Foro Económico Mundial sobre un total de 149 países en su progreso hacia la paridad de género en diferentes dimensiones temáticas. Según el estudio, Argentina ocupa el puesto 36 y está dentro del top 10 de América Latina, descendiendo dos posiciones respecto a 2017.
Para el Foro Económico Mundial, la brecha de género en América Latina se redujo ligeramente en 2018, ya que la tercera región con mayor igualdad de género del mundo redujo casi el 71% de su brecha. En este contexto, Nicaragua es el país con mayor igualdad de género en América Latina, y el quinto en el índice mundial de brechas de género, según el informe, y la única economía fuera del norte de Europa que figura entre los cinco primeros.
En términos globales, la brecha de género se redujo a nivel mundial en un 68%. Asimismo, teniendo en cuenta que los pilares claves para estas mediciones son las oportunidades económicas, el empoderamiento político, el nivel educativo y de salud y la supervivencia, el Foro Económico Mundial calculó que a este ritmo se necesitarían 108 años para eliminar la brecha de género y 202 años para lograr la paridad en los lugares de trabajo.
Sin embargo, en el mismo pilar económico, los datos sugieren que menos mujeres participan en la fuerza laboral. Entre las causas, el Foro identificó la automatización y la sub representación de las mujeres en áreas laborales en crecimiento que requieren habilidades y conocimientos de los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

Pluriempleo

Por su parte, el MediaLab del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), con el apoyo de Google News Initiative, realizó un informe para explicar cómo es la situación de las mujeres que ejercen periodismo en nuestro país y en qué condiciones deben trabajar.
De este texto se desprendió que la dinámica de inserción de las periodistas mujeres en el mercado de trabajo mostró un alto nivel de desempleo por debajo de los 26 años. Puntualmente, el mismo fue de un 68%, triplicando la media nacional de las mujeres en ese segmento etario. Además, hay un alto nivel de pluriempleo una vez que ingresan al mercado de trabajo, teniendo en cuenta que el 61% de las mujeres periodistas que ejercen la profesión tienen más de un empleo.

Gobierno de Chubut