Los datos oficiales publicados en los últimos días por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Nación revelan que la Línea Nacional contra el Abuso Sexual Infantil registró un aumento del 240% luego de dichas acusaciones. En la provincia de Chubut hay alrededor de 700 personas privadas de su libertad, de las cuales la mayoría de los casos se trata de homicidio (40%), seguido por robo (34%) y abuso sexual (16%).
Si bien en los últimos meses se han incrementado considerablemente las denuncias por abuso sexual en nuestro país, todavía las condenas por este tipo de delitos no han tenido un crecimiento tan sustancial. Esta situación responde a tres conceptos: la falta de investigación en cada uno de los casos, el abandono a buena parte de las denuncias y la falta de credibilidad de las víctimas.
Para reflejar la poca cantidad de condenas por abuso sexual en nuestro país, resulta importante remarcar que en 2016 se concretaron 2.884 detenciones por delitos contra la integridad sexual, que incluye a las violaciones, pero también a otras conductas. Esta cifra fue publicada por el Registro Nacional de Reincidencia del Ministerio de Justicia, que considera las condenas provinciales, nacionales y federales por todos los delitos. Asimismo, ese mismo año las denuncias por delitos contra la integridad sexual fueron 12.424, por lo que se condenó al 23% del total de los acusados.
No obstante, cabe aclarar que en general en todos los delitos el número de denuncias es menor al de hechos, debido a que en muchos casos las víctimas no hacen la presentación policial o la denuncia formal, aunque esta lógica se da en mayor medida en los casos de delitos sexuales. Al respecto, según una encuesta de victimización realizada por el Índice Nacional de Estadística y Censos (INDEC) sólo el 12,5% de las ofensas sexuales, que además de violaciones incluyen también los intentos de abuso y el contacto físico indeseado, son denunciadas. En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que sólo denuncian alrededor del 5% de las víctimas adultas de violencia sexual en América Latina.
Igualmente, vale destacar que la cantidad de personas en las cárceles de nuestro país que están privadas de su libertad por violación se triplicó en los últimos 10 años: pasando de 3.252 en 2008 a 9.919 en 2017. En ese mismo período la cantidad de detenidos en general también aumentó, pero a un ritmo menor: de 54.537 a 85.283 (50%).

Discriminación de género

Ahora bien, existen varias razones por las cuales las víctimas de abusos sexuales no realizan las respectivas denuncias, pero una de las principales es la baja probabilidad de lograr una sentencia contra el acusado. Al respecto, Natalia Gherardi, directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), aseguró que “los niveles de impunidad en los casos de violación son altos, pero esto no es algo que pase sólo con los delitos sexuales, sino con muchos otros. Sin embargo, la forma en la que se desestiman los casos de violación muestran la discriminación de género en el proceso judicial”.
Por su parte, un estudio elaborado por el Ministerio Público Fiscal precisó que “la escasa cantidad de condenas aplicadas a los denunciados deja de manifiesto la ausencia de respuestas por parte del sistema de administración de Justicia a las denuncias por hechos de violencia doméstica”. Este documento fue realizado en base al as denuncias por violencia de género hechas en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema, de los cuales cerca de la mitad habían sido considerados de alto o altísimo riesgo por dicha entidad.

Clic para Ampliar

Tratamiento de las víctimas

Por su parte, Ileana Arduino, coordinadora del grupo de Feminismo y Justicia penal del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP), aseguró, en una entrevista con el portal web Chequeado, que otro de los problemas es la manera en la que se investigan los delitos sexuales y cómo se trata a la víctima. “La Justicia tiende a desconfiar de las denunciantes y se centra en analizar su credibilidad, en lugar de buscar otras pruebas que apoyen la denuncia”, sostuvo.
Según la especialista, en la mayoría de los casos lo que se hace en las investigaciones es realizar pericias a la víctima para poder probar el delito. Estas declaraciones son avaladas por el estudio del Ministerio Público Fiscal citado anteriormente, ya que el mismo afirmó que se realizaron 14 pericias sobre 13 mujeres denunciantes, algo que no fue replicado en el caso de los presuntos agresores.
Además, hay hechos en los que la víctima se retracta durante el proceso y los fiscales desestiman la causa, aunque la misma se podría seguir legalmente a pesar de esto. Puntualmente, según el estudio, el 24% de las mujeres se retractaron (una cada cuatro, aproximadamente), y en la gran mayoría eso implicó el final del proceso judicial.
Entre las causas para las retractaciones, el informe señala que las denunciantes tienen hijos en común con el agresor o que la Justicia las cita a declarar en varias ocasiones sobre el mismo hecho.

Al 31 de octubre había 683 detenidos en Chubut

Desde el Ministerio de la Defensa Pública de Chubut realizaron un informe en el que detallan la situación puntual de cada una de las personas que está detenida en todo el territorio provincial.
Puntualmente, de los 683 detenidos que hay en Chubut, el 90% está privado de su libertad por alguno de los siguientes delitos: homicidio, robo y abuso sexual. En tanto, el restante 10% está vinculado a otros tipos delictivos, como puede ser por ejemplo el abuso de armas, amenazas, asociación ilícita, daños, desobediencia, entre otros.
Al entrar en el detalle de cada uno de los tres delitos más comunes por los que están detenidas las personas en cuestión, desde el Ministerio de la Defensa Pública de Chubut explicaron que en la mayoría de los casos se trata de homicidio (40%), seguido por robo (34%) y abuso sexual (16%).

Gobierno de Chubut