Un estudio reveló que el 70% de los juguetes destinados a las nenas están vinculados al trabajo doméstico y a la belleza, mientras en el caso de los nenes, el 56% están relacionados al deporte o a juegos asociados a la violencia, por lo que argumentan que se fomenta “la desigualdad y el machismo desde la infancia”. Según un trabajo del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el 40% de los juguetes catalogados “para nenas” más vendidos del mercado están vinculados a las tareas de cuidado del hogar o al trabajo doméstico no remunerado, seguido por productos de belleza (32%). En contrapartida, entre los nenes el ranking está encabezado por artículos deportivos (30%) y le siguen los relativos a la violencia (26%), autos y accesorios (19%), así como juegos de ingenio (9%). Para el CEPA, esta realidad indica que “los juguetes están orientados, según su oferta, con la lógica binaria ‘varones’ y ‘mujeres’, reforzando los estereotipos que fomentan la desigualdad y el machismo desde la infancia”. “En la mayor parte de los comercios físicos se encuentran claramente delimitados los espacios dedicados a las ‘nenas’ y a los ‘nenes’ y en los sitios de venta por internet existen filtros de búsqueda de ‘juguetes de nena’ y ‘juguetes de varón’”, indicó el informe “Si en las niñas el 40% de los juguetes las performa para realizar trabajo doméstico, en los niños ese tipo de juguetes representa un rotundo 0%”, destacó el trabajo realizado por Valentina Burke, Débora Ascencio, Eva Sacco y Julia Strada. Para las investigadoras, “en la oferta de juguetes para niños se observan estereotipos de género claramente delimitados, cuya vinculación con la economía aparece en la dimensión de cuidado”. En ese sentido, el estudio recordó que el INDEC en su encuesta sobre el uso del tiempo en 2013, reveló que las mujeres dedican el doble de horas diarias a la realización de tareas domésticas y de cuidado no remuneradas en el hogar, “constituyendo el pilar de la desigualdad de género en el mercado de trabajo”. El trabajo del CEPA también destacó que existe una brecha de precios entre los juguetes destinados a las nenas y a los nenes, ya que los de las niñas tienen un precio promedio de $1.128 y los de los niños cuestan $1.083. Esta diferencia específica en los precios se conoce como “impuesto rosa”, que es la diferencia del costo de los productos destinados a las niñas pero que tienen los mismos atributos e idénticas descripciones que el de los varones, solo que cuestan más. “Se constata la presencia en 7 casos con diferencias de precios que oscilan entre el 3% y el 300%”, destacó el trabajo, que a la vez postuló como el caso más llamativo a la venta de disfraces de Disney similares, cuyo valor era un 299% superior en el caso de las niñas.

Fuente: Diario Popular