Como consecuencia de los esfuerzos realizados desde la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para limitar la producción y en un momento en que se calman las inquietudes sobre la demanda, el precio del petróleo siguió subiendo ayer. Puntualmente, en el caso del crudo Brent se logró superar los 60 dólares por cada barril.
El barril de Brent del mar del Norte, la referencia en Europa, para entrega en marzo había superado los 60 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, por primera vez en tres semanas y media. Esto representa un alza del 20% en las últimas dos semanas.
Se cotizaba a 60,21 dólares el barril, una suba del 2,54% con respecto al martes. En los últimos días de diciembre se había comerciado a unos 50 dólares el barril, tras haber alcanzado un pico superior a los 80 en octubre, lo que muestra su volatilidad. En tanto, el West Texas Intermediate (WTI), de referencia en Estados Unidos, se cotizaba a 51,20 dólares el barril, un 2,81% más del cierre del martes.
La tendencia alcista lleva ya casi dos semanas, potenciada por la decisión de la OPEP y sus aliados de limitar la producción de crudo, como habían prometido a principios de diciembre, y los inversores son más optimistas sobre la demanda debido a las negociaciones entre China y los Estados Unidos, enfrentados en una dura guerra comercial.
Pero la suba del crudo va en contra de los deseos del presidente estadounidense Donald Trump, que manifestó a finales del año pasado que el precio era el correcto y que no debía subir más.
Incluso, los Estados Unidos han pedido a Arabia Saudita, su principal aliado en el mundo árabe y líder en la OPEP, que aumente la producción de petróleo para compensar la salida del mercado del crudo iraní por el restablecimiento de las sanciones y evitar una corrida de precios.
Sin embargo, la OPEP, cuya presidencia anual acaba de asumir el régimen de Venezuela, y sus aliados externos, liderados por Rusia, parecen estar haciendo precisamente lo contrario, por lo que hay expectativas en los mercados ante la posible respuesta de Trump.
Especialmente luego de que los Estados Unidos reafirmará su alianza con Arabia Saudita a pesar de la crisis diplomática desatada por el reino tras el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en un consulado en Turquía.
Mientras tanto, las principales bolsas en el viejo continente registraban subas este miércoles movidas por el tono optimista de las negociaciones entre China y los Estados Unidos, con el índice CAC 40 francés liderando con un crecimiento del 1,17%, seguido del DAX alemán con el 0,89% y el FTSE100 británico con el 0,85%. El europeo Stoxx 600 crecía, en tanto, un 0,76%.

Perspectivas para 2019

2018 fue un año duro en el rubro petrolero, ya que la OPEP intentó mantener un mercado volátil en equilibro y conseguir un nivel precio de petróleo aceptable para sus miembros de cara a un fuerte crecimiento de la producción en Estados Unidos Al respecto, desde la gestora Guinness AM elaboraron un informe haciendo referencia a lo que se espera en el sector de cara al año entrante.
“Esperamos que la OPEP siga siendo disciplinada en su búsqueda de inventarios normalizados de petróleo, y buscará situar el precio de petróleo Brent a 60 dólares por barril. La OPEP se esfuerza por encontrar un punto medio feliz para el mercado de petróleo donde satisface mejor a sus propias economías y la economía mundial se mantiene estable mientras la producción de Estados Unidos crece de una manera controlada”, manifestó la entidad.
Además, precisaron que el sistema de petróleo de esquisto onshore del país norteamericano crecerá fuertemente este año otra vez, por encima de 1m. b/día si el Brent está en una media de 60 dólares/barril. Las compañías de E&P continuarán reaccionando a los precios del petróleo (a pesar de los mayores niveles de disciplina de capital) y el crecimiento será mayor si los precios suben más. Las limitaciones de oleoductos de Permian se resolverán para finales de año y la actividad de servicios petroleros probablemente repunte según vaya progresando el año.