En un rancho de Tamaulipas, en el noroeste de México, el Ejército encontró 21 cuerpos, de los cuales 15 estaban calcinados. De acuerdo con información oficial, la masacre se debió a la disputa de grupos de delincuencia organizada en la región, fronteriza con Estados Unidos. “Todo indica que fue un enfrentamiento entre dos grupos”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Los cuerpos fueron localizados cerca del pueblo Los Portones, del municipio de Miguel Alemán. Algunos tenían chalecos antibalas y ropa parecida a uniformes militares.
De acuerdo con el procurador de Justicia de Tamaulipas, Irving Barrios, el enfrentamiento fue entre los carteles del Golfo y del Noreste, que desde hace un par de años disputan el control del tráfico de drogas en esa zona de la frontera.
El sitio donde se localizaron los cuerpos “funciona como una especie de guardaraya para esos grupos de la delincuencia organizada”, dijo el funcionario.
El enfrentamiento habría ocurrido la mañana de este miércoles, pero el hallazgo se realizó por la tarde.
Según el procurador, la esposa de una de las víctimas denunció la desaparición de su pareja, y dijo a las autoridades que podría ser localizado en una zona alejada del municipio de Miguel Alemán.
Cuando llegaron policías y militares encontraron camionetas calcinadas, así como cientos de casquillos de balas de fusil AK47 y Barret, de calibre .50 No se sabe cuántas personas participaron en el enfrentamiento. La zona donde se encontraron los cuerpos se conoce como Frontera Chica y se ubica en la frontera entre Tamaulipas y Texas.