Luego de que fuera condenado por “lesiones”, el hijo de Omar “Cura” Segundo, Juan Paulo, debía presentarse en los Tribunales de Puerto Madryn para cumplir la pena de dos meses de prisión, según se resolvió tras un juicio abreviado en el que reconoció haber sido el autor de las agresiones sufridas por Nadir Monasza.
El hecho ocurrió a principios de 2016, cuando una joven que caminaba con su novio en la costa fue increpada por un grupo de individuos que transitaba por allí en un auto, entre los cuales estaba Segundo; allí también se encontraba Monasza, quien atendía un puesto gastronómico sobre la zona costera y salió en defensa de la joven.
Sin embargo, fue agredido y luego intentaron degollarlo con una botella de vidrio rota, agresión por la que fue sindicado Juan Paulo Segundo como autor y que casi le cuesta la vida a la víctima, que aún conserva su cicatriz.

Ausente sin aviso

Sin embargo, tras una serie de dilaciones en el proceso y de un llamativo cambio de carátula de “tentativa de homicidio” a “lesiones”, Segundo, que reconoció su autoría en un juicio abreviado, debía presentarse a fines del mes de diciembre en los Tribunales para ser detenido y purgar dos meses de prisión, pero no lo hizo.
Por tal motivo, se libró una orden de captura, la cual fuentes judiciales confirmaron se encuentra vigente, motivo por el cual, en caso de ser interceptado por personal policial, sería inmediatamente detenido y trasladado al destacamento policial en el que deberá cumplir la condena.
De este modo, Segundo habría pasado el fin de año fuera de la cárcel, al tiempo que es intensamente buscado, para lo cual se ordenó su “inmediata detención”.

Condenado, pero libre

El pedido de captura, librado por el área de Ejecución Penal de la Oficina Judicial, estableció que “conforme a la sentencia registrada bajo el Nº 3828/2018 de fecha 7 de diciembre de 2018, en la que se resuelve: condenar a Segundo, Emanuel Juan Pablo […], a la pena de dos meses de prisión de cumplimiento efectivo” y que “no habiendo comparecido el condenado […] ante esta Oficina Judicial, Sector Ejecución Penal, a fin de iniciar el cumplimiento de la condena impuesta, ordénase su inmediata detención y puesta a disposición en carácter de comunicado de S. S. Dra. Marcela Pérez, jueza de Ejecución Penal, o el Juez Penal en turno de la Jurisdicción Puerto Madryn, a tal fin oficiese a la Unidad Regional Puerto Madryn”.

Al borde de la muerte

El caso generó conmoción en la comunidad, principalmente teniendo en cuenta la identidad del agresor, hijo de una persona de alto perfil mediático a partir de su involucramiento en resonantes causas de Puerto Madryn, al tiempo que la brutal agresión tuvo al borde de la muerte al joven Nadir Monasza, a quien le provocaron un profundo corte en el cuello y por lo cual debió ser asistido de urgencia en el nosocomio local.
Durante el curso del juicio, finalmente abreviado, la familia de la víctima denunció presiones y ofrecimientos económicos para llegar a un arreglo, a la vez que advirtieron que incluso funcionarios dentro de la Fiscalía les habían recomendado “acordar” entre las partes, para poner un punto final al proceso.

“Tuve miedo”

No obstante, la víctima rechazó el presunto ofrecimiento de dinero y decidió continuar con el proceso judicial, que culminó con la condena a dos meses de prisión, por el momento incumplidos.
“Hubo aprietes, amenazas, de octubre me dieron muchas vueltas, explicaciones, llamados de funcionarias que trabaja dentro de fiscalía para que agarre plata”, sostuvo recientemente Monasza en declaraciones a medios de prensa, agregando que “ellos no van a arreglar mi cuello ni mi vida con plata” porque “yo no agredía a nadie sino que salí a defender a alguien que le estaban pegando entre cinco personas”.
Además, advirtió que “llegaron a mi casa a apretarme, ahí tuve miedo” y aclaró que “hoy tengo la tranquilidad que está condenado aunque el tiempo que le dan no es lo que me habían dicho; logre que esa persona pague por lo que me hicieron”.

Municipalidad de Puerto Madryn