Las últimas fotos de la intérprete resurgieron los rumores sobre la salud de la artista, que en 2016 perdió a su marido, René Angelil, tras una dura batalla contra el cáncer.

La Semana de la Moda de París fue protagonizada por Céline Dion, quien se convirtió en el centro de todas las miradas, además de por sus impecables looks, por su extrema delgadez.

Durante un desfile, la intérprete de “My heat will go on”, de 50 años, lució un vestido negro con un tajo en la pierna y un gran escote, que hizo que muchos notaran su baja de peso.

Las fotografías de Dion, cada vez más delgada y demacrada, generó preocupación entre sus fanáticos, que no es la primera vez que exponen su intranquilidad por este tema.

La cantante tiene que lidiar con este tipo de comentarios desde hace un tiempo, ya que en años anteriores su delgada figura también ha dado que hablar. De hecho, durante una entrevista en 2007, la canadiense aseguró que no era anoréxica. “Soy delgada y no hago ningún esfuerzo. He sido delgada toda mi ida. Nadie en mi familia tiene sobrepeso”.

En una reciente entrevista con el diario The Sun, la cantante aseguró que está viviendo un gran momento personal. “Realmente quiero disfrutar”, declaró la estrella, que en enero de 2016 perdió a su marido, René Angélil, tras una larga batalla contra el cáncer.

“Ahora todo es nuevo. Es como si estuviera viviendo un cambio de aires. Los 50 están siendo geniales”, añadió la intérprete, que dice sentirse “fuerte, bella, femenina y sexy”.

También habló de su estrecha relación con el joven bailarín español Pepe Muñoz, de quien es inseparable. Según la cantante, solo hay una bonita amistad entre ellos.