La industria pesquera de Chubut incrementó el volumen de desembarques de langostino en forma creciente en los últimos años, a partir de las temporadas extraordinarias que ha tenido la especie, y como “efecto colateral” ese incremento de la actividad acentuó la problemática de la “disposición final” de los residuos sólidos y el tratamiento de los “efluentes líquidos”.
Hubo varios intentos para contrarrestar los malos olores que fastidian a las comunidades de Puerto Madryn, Rawson, Trelew y Comodoro. Se intentaron soluciones de coyuntura, como las cavas para enterramiento, pero en determinado momento del año, como ahora, es tanta la producción simultánea de las plantas que se genera un volumen que no puede ser procesado por la harinera de pescado que trabaja, pero a baja escala.
Se armaron experiencias de ‘land farming’, pero en realidad terminaron siendo un lugar de enterramiento, así ocurre en Madryn y en Trelew.
Rawson padece a diario la aparición de desechos en los descampados y los olores nauseabundos hasta llegan a la zona costera de Playa Unión, en plena temporada veraniega. A los problemas de los desechos sólidos de langostino y los efluentes líquidos, se sumó hace poco la aparición de descarte que realizaban barcos antes de entrar a puerto y ese langostino después aparecía diseminado en la costa.

La meta sería transformarlos

La actividad pesquera es uno de los principales motores que tiene la economía de Chubut, por lo que resulta importante que la misma se dé de manera responsable y en armonía con el medio ambiente y la población de las distintas localidades en donde se desarrollan labores de este tipo. Asimismo, no sólo a nivel provincial, sino a nivel global, el procedimiento que se le da a los residuos que quedan cuando se elaboran los productos que finalmente son comercializados ha marcado la agenda de distintos gobiernos y entidades especializadas en la materia.
Al respecto del tratamiento de este tipo de deshechos en Chubut, el propio secretario de Pesca de la Provincia, Adrián Awstin, manifestó que lo óptimo sería que los residuos de todos los subproductos de la actividad se transformen en “algo útil”. Además, remarcó que en Argentina se debe trabajar para generar un producto final que tenga como ingrediente principal a la harina de langostino o de pescado, la cual “se puede producir en la provincia de Chubut”. “Hay muchos empresarios interesados en el tema y hay que avanzar sobre todo con el sector científico para que ayude en elaborar estos mecanismos”, agregó.
Como ejemplo de esto, el funcionario puso en valor a la empresa que genera harina de langostinos en Puerto Madryn, afirmando que la misma “logró un producto que ha podido ser colocado en el mercado chileno para ser utilizado en la alimentación de la trucha y del salmón” en el país trasandino.

Pruebas pilotos

Asimismo, insistió en que se han hecho muchas pruebas para poder desarrollar este tipo de tecnologías dentro de Chubut, aunque “todas se han hecho en fases experimentales y no industriales”. “Estas nuevas tecnologías deben ser financiadas por los gobiernos, a partir de lo cual estamos presentando proyectos ante Nación para avanzar sobre esto, pero todavía no tenemos concreciones al respecto. Esto debe ser a gran escala porque sino el desecho sobra y termina siendo volcado en algún lugar no deseable para el resto de la población”, reconoció Awstin.
Al respecto, el secretario de Pesca de Chubut manifestó que actualmente se están generando volcados de residuos en distintas localidades del Valle Inferior del Río Chubut. Sobre esto, el funcionario también se refirió a que en muchos casos estas ciudades tienen la particularidad de que cuentan como una de sus principales actividades al turismo, por lo que resulta imperioso que exista una armonía entre los dos rubros. “Debe haber una convivencia entre los dos sectores para que uno no genere molestias en el otro. Oímos permanentes reclamos de los vecinos que viven cerca de los puertos. Los volcados deben ser controlados en lugares apropiados mientras lleguemos a lograr las tecnologías” para producir elementos finales que “generen otro tipo de valor agregado a la actividad”, precisó.
Para lograr el objetivo planteado por Awstin, se deberían “unir todas las partes”, dijo el secretario, haciendo referencia a los sectores públicos y privados. “Tuve contacto con un grupo empresario chileno, que también quiere venir a Argentina y generarse ellos mismos una harina de langostinos”, lanzó.

Sugerencias de FAO

Las sugerencias anunciadas por Awstin van en consonancia con lo propuesto por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Puntualmente, la entidad global sugiere que las partes descartables del pescado deben ser aprovechadas como alimento para animales o fertilizantes.
Al respecto, explicaron que existen diversas técnicas para transformar los residuos no destinados a consumo humano en una mezcla altamente nutricional y fácilmente digerible por otros animales. Se trata de la técnica de ensilado, la cual permite una conservación y almacenaje del producto resultante a temperatura ambiente durante varios meses, sin que se pierda la calidad nutricional, según precisaron desde la FAO.
Específicamente, desde la entidad dependiente de Naciones Unidas remarcaron que “los recursos naturales son limitados y es importante aprovecharlos. Los desechos de pescado tienen prácticamente las mismas proteínas, minerales y vitaminas que pueden servir para hacer un alimento de uso animal de bajo costo”.