La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunciará este miércoles que la recaudación tributaria total de 2018 habría rondado los $ 3,3 billones, con un alza del 32% interanual, con lo que -según las primeras estimaciones oficiales- su crecimiento se ubicaría por debajo de la inflación acumulada a lo largo del año pasado.
Este resultado será producto de haber cerrado diciembre con ingresos por $ 310.000 millones, con un aumento respecto a igual mes del año pasado también del 32%, un porcentaje que se ubicaría finalmente por debajo de inflación acumulada en similar período del orden del 43/45% interanual.
Estos resultados, tanto mensual como anual, reflejaron en gran medida el menor nivel de actividad económica, en especial en lo relacionado con el mercado interno, que sólo en el tercer trimestre del año presentaba una caída interanual del 3,5%, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
Esto se observa en que la recaudación de aportes al sistema de seguridad social sólo aumentaron 25% en términos interanuales, por un menor nivel de empleados registrados, unos 120.000 menos entre noviembre de este año e igual mes del 2017, y el retraso en la actualización de los salarios.
A eso se le debe agregar que la recaudación de impuestos internos que aumentaron todos juntos y en promedio un 27%, pero los provenientes del comercio exterior vienen incrementándose al 50% interanual.
Una gran modificación fue que a partir de septiembre, y luego de la devaluación que llevó al dólar a cotizar en torno de los $40, el Gobierno retomó el cobro de retenciones a las exportaciones, en especial al trigo, el maíz, el girasol, y a los combustibles, con los cuales las cuentas del Estado Nacional recuperaron dinamismo.
Además, el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, destacó que «la mayor formalidad de la economía, a través del pago con tarjetas de débito u otros medios electrónicos, ayudaron a incrementar la recaudación».