Un hombre de Río Mayo que tenía una prohibición de acercamiento a su hermana, emanada por el Juzgado de Familia, fue detenido por incumplir la orden judicial y ahora será investigado por la Justicia Penal. A pedido de la Fiscalía de Sarmiento, el juez le prohibió cualquier tipo de contacto.
La audiencia de control de detención y apertura de investigación preparatoria contra Mario Jara (38) se llevó a cabo el lunes en la Oficina Judicial de Sarmiento y fue presidida por el juez penal, Alejandro Rosales. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la fiscal Laura Castagno, mientras que el imputado participó mediante una videoconferencia desde la Comisaría de Río Mayo, asistido por el abogado de la Defensa Pública, Gustavo Oyarzún.

El hecho

A su turno, Castagno informó que el caso que investigará ocurrió el 5 de enero a las 10:30, cuando los efectivos policiales fueron hasta un domicilio ubicado en la calle Hipólito Yrigoyen. El motivo de la presencia policial obedeció a dos llamados telefónicos de la hermana del imputado, quien denunció la presencia de Jara en su domicilio.
Al llegar al lugar, los policías observaron al sujeto en el interior del patio de la denunciante, aunque para demostrar que estaba todo bien, Jara tomó una manguera y comenzó a regar el patio como si nada pasara.
En este marco, señaló que el procesado quebrantó una obligación impuesta por el juez Jorge Novarino, la cual fue dictada el 26 de diciembre. En esa resolución judicial el magistrado dispuso la prohibición de acceso y acercamiento en un radio de 200 metros a la vivienda de su hermana.
Asimismo, la parte acusadora sostuvo que Jara estaba debidamente notificado de la orden judicial, razón por la cual fue detenido por el personal policial. Con respecto a la calificación legal, explicó que se investigará al detenido por el delito de desobediencia.
En este contexto, Castagno solicitó el plazo de ley para culminar la investigación y la declaración de legalidad de la detención. También requirió la identificación completa del imputado en la Comisaría de Río Mayo, una prohibición de contacto por cualquier medio, en idénticos términos a la dictada por el Juzgado de Familia, por todo el tiempo que dure la investigación.
A su turno, Oyarzún no objetó la legalidad de la detención y tampoco la pieza de apertura de investigación. Por último, solicitó la libertad del imputado.
Así las cosas, Rosales resolvió tener por formalizada la investigación preparatoria de juicio en relación a los hechos expuestos por el Ministerio Público Fiscal y la calificación legal escogida por los investigadores.

Gobierno de Chubut