En el balneario Mirasol, conocido como “Oriente”, en Coronel Dorrego, provincia de Buenos Aires, un hombre mató a un delfín de la especie Franciscana, lo paseó con su cuatriciclo y luego se lo comió. La especie Franciscana fue declarada Monumento Natural y se encuentra en peligro de extinción.
El hecho se hizo público porque se viralizaron en las redes sociales las imágenes del hombre que llevaba atado a la parrilla de su cuadriciclo a un delfín ensangrentado.

Defensa

El hombre acusado, identificado como, Rubén Vicente, expresó a la prensa bonaerense que mató al animal y se lo comió. “Fui a pescar y después de un rato tuve un pique grande. Era temprano, estaba solo, y ya estaba aclarando. Peleé un rato y después de 40 minutos (el delfín) apareció cerca de la orilla”, indicó.
“No estaba bien y al final lo saqué. Pegó coletazos y traté de tirarlo al agua, pero encaró para la orilla otra vez. Traté de dejarlo y tirarlo al agua dos veces, pero pasaron 10 minutos y seguía ahí, así que me lo llevé”, añadió.
“A mí me hizo mal esto. Yo tendría que haber venido escondido y dejarlo tirado, pero ya está. Lo comí y los restos los tiré al mar. No tengo nada que esconder”, sentenció el hombre.
Al ser consultado sobre si lo paseó por la playa, dijo: “Yo no paseé por el pueblo, lo llevé a mi casa, eso es lo que pasó”.
Una vecina fue la que fotografió al animal y dio a conocer la situación en las redes sociales, llegando así a las autoridades.

Multa de un millón de pesos

Se trataba de una especie de delfín Franciscana, que se encuentra en peligro de extinción y fue declarado como Monumento Natural para otorgarle resguardo legal y generar estrategias que aporten a su conservación.
Desde el Organismo para el Desarrollo Sostenible (OPDS) de Buenos Aires, explicaron que la multa que aplicarán “puede llegar a un millón de pesos” y detallaron que en las próximas horas se dará intervención al área de Fauna de Nación.

Delfín del río La Plata o delfín Franciscana

El delfín Franciscana, también conocido como delfín del río La Plata, es uno de los delfines más raros en América del Sur. Debido a su singularidad es que se tiene poco conocimiento acerca de él.
Crece hasta tener entre 4 y 6 pies de largo y pesa hasta 115 libras, su cuerpo es de un color marrón grisáceo. A pesar que han sido pocos los avistamientos de este delfín, se puede encontrar en el Río Doce en Brasil, en Península Valdés en Argentina y en las aguas costeras de Uruguay. Esta es la única especie de delfines de río que se puede encontrar en agua salada.
Si alguna vez usted se encuentra en América del Sur y pasa por el río La Plata, podrá mirar hacia el lecho del río y buscar un delfín del río La Plata. Esta especie de delfín ha sido reconocida por sus características únicas y su capacidad de extenderse a un hábitat diferente, no siendo así en el caso de otros delfines. A pesar de ser una especie de agua dulce, no se ha adaptado a un solo tipo de agua, puede ir y venir de las aguas saladas de los océanos hacia las aguas dulces y frescas. Se han adaptado a esto debido a la ubicación del Río de la Plata cerca del Océano Atlántico.
Fue reconocido y registrado como una especie a principios de 1800. Sin embargo, antes de que eso ocurriera, se trataba de un delfín comúnmente conocido entre brasileños y argentinos. Frecuentemente se le conoce como el delfín Franciscana o Tonina. La mayoría de las personas comprende y respeta el espacio de vida de estos delfines, siendo uno de los pocos que vive en los lechos de los ríos, pero que no están en peligro de extinción.

Gobierno de Chubut