Nicolás Maduro juró su segundo mandato al frente de Venezuela. Tras las elecciones de mayo pasado, denunciadas por fraudulentas, y pese al rechazo de la comunidad internacional, que acusa al gobierno de antidemocrático, el sucesor de Hugo Chávez asumió ante el Tribunal Supremo de Justicia para permanecer en el Palacio de Miraflores hasta el 2025.

En medio de una crisis total que tiene a los hospitales sin medicamentos, a los supermercados desabastecidos, al pueblo sin esperanza y a la inflación en niveles record, el mandatario reiteró su determinación de defender la independencia y soberanía para que nadie les arrebate “el sueño bolivariano”.

“Juro que cumpliré y haré cumplir todos los postulados y mandatos de la Constitución para procurar defender la independencia absoluta de la patria, llevar a la prosperidad económica a nuestro pueblo y construir el socialismo del siglo XXI”, declaró Maduro tras recordar al prócer Simón Bolívar y al fallecido presidente Hugo Chávez.

Cabe aclarar que la mayoría de los países de la región manifestaron su rechazo hacia Maduro y no reconocieron el proceso electoral que se celebró meses atrás. Misma postura tuvo Estados Unidos, quien afirmó que endurecerán las medidas contra Venezuela.