El titular del Juzgado Federal 2 de Rawson, Gustavo Lleral, finalmente rechazó avanzar en la investigación por el crimen de Héctor López y Federico Lomeña, el cual posee evidentes ribetes ligados al narcotráfico en Chubut.
No obstante, el magistrado, que también estuvo hasta tiempos recientes al frente de la causa Santiago Maldonado, argumentó que en los considerandos del pedido de traspaso al fuero federal, no hay elementos suficientes que obliguen a investigar por fuera de la Justicia ordinaria; es decir, consideró que el caso debería investigarse en el fuero ordinario, desde el cual recientemente el Procurador General advirtió que había que investigar al narcotráfico “desde arriba para abajo”, mientras que el ministro de Gobierno, Federico Massoni, explicó absolutamente lo contrario.
De este modo, la causa sumaría más dilaciones y difícilmente llegarían algún día a resolverse, como ha ocurrido con un sinnúmero de casos resonantes en la provincia de Chubut en los últimos años.

Causa paralizada

Por su parte, tras la decisión de Lleral, el fiscal federal Fernando Gelvez apeló ante la Cámara de Apelaciones Federal.
El pedido de cambio de jurisdicción había sido anticipado por la fiscal Silvana Salazar, a cargo de la investigación de las muertes de Héctor López y Federico Lomeña, al considerar que los asesinatos tenían vinculaciones fuertes con la comercialización de estupefacientes.
La Jueza Stella Eizmendi, con estos argumentos, se había declarado incompetente para continuar con la investigación.
EL Juez Federal Gustavo Lleral había sido criticado en duros términos por el Ministro de Gobierno del Chubut, Federico Massoni; sin embargo, ahora la pelota “volvería” al ámbito provincial, hasta tanto defina la Corte Suprema de Justicia de la Nación al respecto.
También, el propio fiscal federal Fernando Gelvez habló, recientemente y a través de medios radiales, de “inacción y falta de ganas de trabajar” por parte de Lleral en causas vinculadas al narcotráfico y comercio de estupefacientes.
Seis jóvenes detenidos, uno menor
De este modo, la inacción política y judicial en el marco de la causa generaría todavía mayores dilaciones, en el marco de dos homicidios que estremecieron a la comunidad de Puerto Madryn por la brutalidad por la que fueron cometidos, así como también por los evidentes ribetes “narco” advertidos por la propia Justicia local, que ahora debería investigar qué tipo de participación tuvieron los seis detenidos, todos jóvenes entre los 20 y los 25 años más un menor de 16, en dichos crímenes.

No investigan a los peces gordos

Hasta el momento, se sabe que los mismos comercializaban estupefacientes bajo la modalidad del “narcomenudeo”, pero desde el Gobierno Provincial, el ministro Massoni advirtió que se trataba de “una banda extremadamente nueva”, por lo que el análisis oficial parecería apuntar a que los cinco jóvenes más el menor conformaban una banda de narcotraficantes que cometió dos homicidios, cortándole las manos a una de las víctimas y ultimando de más de 20 puñaladas a la otra; en cuanto a la incógnita de si respondían a alguien más, es decir, quien habría aportado el “capital inicial” para que ingresaran en dicho negocio de venta de drogas, se trata de una cuestión que se investigaría una vez que la Justicia Federal y la Provincial resuelvan las diferencias y lleven adelante la causa “en tiempo y forma”.

¿Criminales o perejiles?

Con todo, en la comunidad crece la desconfianza en que los chicos detenidos de entre 16 y 25 años sean los autores materiales de los violentos homicidios, ni que en ese eventual nivel de la organización se encuentren los instigadores o autores intelectuales. La Justicia de Chubut quiere sacarse de encima la causa y se la tiró a la Justicia Federal al considerar que la investigación por narcotráfico está fuera de su competencia. Y desde la Justicia Federal de Rawson rechazaron con máxima celeridad el caso y devolvieron la causa a la justicia de Madryn, por lo que ante esta situación de competencias jurisdiccionales será la Corte Suprema de Justicia de la Nación la que deberá resolver, pero ello llevará meses hasta que se tome una decisión.
Un viejo adagio afirma de manera categórica: “tiempo que pasa, verdad que huye”.

Gobierno de Chubut