Elisa Carrió rompió el silencio luego de algunas semanas y, aunque se mostró conciliadora con Mauricio Macri, la emprendió contra Patricia Bullrich, la ministra estrella del gabinete en las últimas semanas. La líder de la Coalición Cívica denunció que la funcionaria puso a la Policía Federal a espiarla y la acusó de tener un pacto con Sergio Berni para no limpiar a las fuerzas federales. «Me pusieron a la Policía a 70 metros para escucharme. Le dije al jefe de la Federal: ‘Dígale a Patricia que no me escuche'», contó Carrió.