El juez Claudio Bonadio, a cargo de la causa derivada de las fotocopias de Oscar Centeno y que se ramificó hasta la familia Macri, decidió suspender la citación a declaración obligatoria que había resuelto para el padre del presidente de la nación.

El magistrado se basó en el informe del Cuerpo Médico Forense, que señaló que Franco Macri no está en condiciones de ejercer su derecho de defensa ni declarar en indagatoria, según publicó el portal Infobae.

Los facultativos deben revisar cada tres meses al magnate, de 88 años, para comprobar en qué situación se encuentra y comunicar su estado al juez del caso.

La causa en la que está involucrado el patriarca de la familia Macri está relacionada con el pago de coimas por parte de empresas que explotaban corredores viales por peaje durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Claudio Uberti, quien estuvo a cargo del Órgano de Control de Concesiones Viales, declaró ante Bonadio que los empresarios de pagaban una coima mensual. Algunos de ellos ya admitieron los pagos irregulares.

Entre los citados estaban Franco y Gianfranco Macri, padre y hermano del jefe del Estado. Gianfranco declaró el 13 de diciembre último y negó estar involucrado en las coimas.