SARMIENTO – Un joven al que le dictaron una prohibición de acercamiento a su expareja fue detenido porque la Policía lo encontró caminando cerca de la casa de los padres de la chica. La Fiscalía pidió que lo imputen por desobediencia y él declaró que fue ella quien desobedeció la orden porque dos veces se presentó en su trabajo, se vieron en la casa de un familiar, durmieron juntos y mantienen conversaciones por mensajes. La prueba está en su teléfono celular y se la ofreció a la Fiscalía.

El detenido A. D. B. (27) fue imputado en una audiencia que se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Sarmiento y estuvo presidida por el juez penal, Alejandro Rosales.