El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) estableció la prohibición, en todo el territorio argentino, así como también la “elaboración, distribución, importación, uso y tenencia” de productos veterinarios que contengan el principio activo Colistina y sus sales.
La medida, publicada en el Boletín Oficial del día de hoy mediante la Resolución 22/2019, comenzará a regir dentro de 180 días.

Según lo dispuesto, la resistencia a los microbianos genera cuantiosas pérdidas humanas, animales y económicas y por eso la Organización Mundial de la Salud insta a todos los países a que tomen medidas al respecto.
Además, el agente antimicrobiano Colistina y sus sales se encuentra clasificado por la OMS como “de reserva” debido a su importancia como herramienta terapéutica de última elección en unidades de cuidados intensivos y, consecuentemente, resulta importante preservar al citado antimicrobiano como “herramienta terapéutica” para la salud humana.